Los hermanos Coen se adueñaron de la noche de los Oscar

"Sin lugar para los débiles" fue la favorita, con cuatro galardones. El español Javier Bardem obtuvo el premio al mejor actor de reparto. Los cuatro actores ganadores de estatuillas son de Europa.

#

Ethan y Joel Coen, los favoritos de la entrega. La ex stripper Diablo Cody ganó el Oscar al mejor guión por "Juno".

El thriller "Sin lugar para los débiles", dirigida por los hermanos Joel y Ethan Coen y que aún no se estrenó en la Argentina, fue la gran ganadora de la 80ª entrega de los premios que se realizó anteanoche en el Teatro Kodak en Los Ángeles, al conseguir 4 estatuillas.

Los hermanos Coen se alzaron con los Oscar a Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor de Reparto para Javier Bardem y Mejor Guión Adaptado.

El filme está basado en un libro de Corman McCarthy, que narra como un cazador ex combatiente de Vietnam descubre una gran cantidad de dinero, propiedad de capos narcos, y es perseguido por un asesino psicópata a cargo del español Javier Bardem.

La premiación se inició con la entrega de otros premios y el sorpresivo triunfo de "Bourne, el ultimátum", que obtuvo tres Oscar en rubros técnicos y dejó con las ganas de más estatuillas a "Sin lugar..." y "Petróleo Sangriento", que tenían ocho nominaciones cada una.

La fiesta tuvo la particularidad de que el español Bardem, los británicos Tilda Swinton y Daniel Day-Lewis,

junto a la francesa Mario Cotillard se quedaron con las estatuillas a los mejores roles, relegando a los candidatos estadounidenses.

Sobre el final de la noche, la previsibilidad ganó al teatro Kodak, pero también el tiempo de premiar a aquellos que siguen sorprendiendo con su talento como Daniel Day-Lewis que ganó el Oscar a Mejor Actor por su rol de un petrolero ambicioso y sin escrúpulos en "Petroleo Sangriento", dirigida por el imprevisible Paul Thomas Anderson.

Como un reflejo fiel de la crisis producida por la larga huelga de guionistas, la jornada se torno lluviosa y obligó a los organizadores a colocar un techo de acrílico a lo largo de la alfombra roja, que semejaba una carpa.

Tras el ingreso de todas las celebridades, la gala arrancó con imágenes de un montaje en los que aparecían estrellas del celuloide del pasado y de la actualidad, y dio paso al presentador y humorista Jon Stewart.

Stewart abrió la ceremonia con un monólogo en el que hizo referencias la larga huelga de guionistas, la temática de los filmes y menciones a la campaña electoral que se realiza en Estados Unidos.

El primer premio lo presentaron los actores Steve Carrel y Anne Hattaway que representarán a Maxwell Smart y a la agente 99 en la nueva versión fílmica del "Super Agente 86". Estos actores le entregaron el Oscar a la Mejor Película Animada a la exitosa cinta "Ratatouille", que dirigió Brad Bird sobre una ratita cocinera.

Mezclados con categorías técnicas y homenajes comenzaron a surgir los premios más importantes y la primer entrega trajo buenas noticias para al mundo latino ya que Javier Bardem gano el premio a Mejor Actor de Reparto por "Sin lugar para los débiles", de los hermanos Joel y Ethan Coen.

Los hermanos Coen mostraron sus caras cuando ganaron el Oscar a Mejor Guión Adaptado y mostraron su espíritu ácido y crítico al afirmar que "sólo adaptamos buenas novelas, somos muy selectivos y creo que de eso depende este premio". La referencia era clara para "No country for old man", una amarga novela del talentoso Corman McCarthy, que acaba de editar "La carretera", un apocalíptico libro que también será llevado a la pantalla grande.

Más tarde, la andrógina pero talentosa británica Tilda Swinton ganó anoche el Oscar a la Mejor Actriz de Reparto por su participación en la película "Michael Clayton", que dirigió Tony Gilroy. Swinton gano su primer Oscar por personificar a la odiosa y agresiva ejecutiva Karen Crowder en el filme sobre los conflictos éticos entre abogados.

Una de las grandes sorpresas de la noche fue cuando la frágil actriz francesa Marion Cotillard ganó el Oscar a la Mejor Actriz por su papel como la gran cantante Edith Piaf en el filme "La vie en Rose".

El galardón para mejor filme extranjero fue para la austríaca "The Counterfeiters", que narra como los nazis obligaban a los detenidos en campos de concentración a falsificar dinero para destruir las economías de otros países. La nota conflictiva de la premiación se produjo cuando Tom Hanks le dio el paso a soldados estadounidenses destinados en Bagdad, quienes presentaron a los nominados a Mejor corto documental, obtenido por "Freehald".

El filme sobre el embarazo de una adolescente "La joven vida de Juno" mostró el espíritu redentor de Hollywood cuando la ex stripper Diablo Cody, luciendo un vestido de animal print leopardo y con tatuajes, ganó el premio a Mejor Guión Original.

Para el final llegó la "hora Coen". Los hermanos se alzaron con los premios a Mejor Guión Adaptado, Película y Director, una racha que sólo interrumpió Day-Lewis para alzarse con su segundo Oscar a Mejor Actor por "Petróleo Sangriento", la otra gran candidata. A esa hora estaba todo dicho. Después de más de tres horas de ceremonia, Hollywood había recuperado su fiesta, su glamour, y los premios que, por una noche, hacen del cine el principal actor.

(Télam/ Agencias)


Comentarios


Los hermanos Coen se adueñaron de la noche de los Oscar