Los inspectores de la ONU piden más tiempo para investigar a Irak

No hallaron pruebas de armas de exterminio. Reclamaron a Irak más colaboración. Críticas de EE. UU.

Ver infograma

Los integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU escuchan el informe de los jefes de inspectores Hans Blix y Mohamed el Baradei sobre su trabajo en Irak.
Nueva York - Los jefes de inspectores de armamentos de la ONU en Irak, presentaron ayer un tibio informe al Consejo de Seguridad con críticas y pedidos a Irak. El documento fue duramente descalificado por Estados Unidos, que continuó sus amenazas de ir a la guerra, aunque la mayoría de los países considera que se debe dar más tiempo a los inspectores.

En sendos informes, el jefe de la Comisión de Vigilancia, Verificación e Inspección de la ONU (UNMOVIC), Hans Blix, y el director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), El Baradei, pidieron "más colaboración" de parte de Irak y dijeron no poder presentar hasta el momento evidencias de armas de destrucción masiva, subrayando que eran necesarias "posteriores aclaraciones".

En una presentación realizada a puertas abiertas, los dos jefes de los inspectores explicaron a los 15 miembros del Consejo de Seguridad que Irak no ha contestado a preguntas abiertas sobre sus programas de desarrollo del mortal gas nervioso VX y que no había evidencias hasta ahora de armas nucleares prohibidas.

El informe, que hace un balance de los 60 días de inspección en Irak, fue criticado por el embajador de Estados Unidos ante la ONU, John Negroponte, quien dijo que no responde ni siquiera a las "preguntas básicas".

Negroponte también acusó a Irak de haber cometido "claras violaciones" de las resoluciones de Naciones Unidas y cuando se le preguntó sobre la posibilidad de dar más tiempo a los inspectores, dijo que hace 13 años que Irak debía haber cumplido con la primera resolución que le pedía un desarme total.

En Washington, el secretario de Estado Colin Powell dijo que ya no le quedaba mucho más tiempo a Iraq para cumplir las demandas de desarme y que Estados Unidos decidiría su próximo paso tras consultar a líderes de varios gobiernos. "El tema no es cuánto tiempo más necesitan los inspectores (...) sino cuánto tiempo más se le debería dar a Irak para encender las luces y salir limpio", dijo Powell.

Irak por su parte negó las acusaciones. "La principal conclusión de los informes es que las inspecciones están funcionando y que (los inspectores) no han encontrado armas de destrucción masiva", afirmó ante la prensa el embajador iraquí Al Douri.

Buena parte de los miembros del Consejo de Seguridad, incluidos Alemania, China y Rusia, parecen inclinarse a dar más tiempo a los inspectores y el embajador de Francia y actual presidente del Consejo, Jean Marc de La Sablière, recordó que la resolución 1441 de noviembre, que relanzó las inspecciones, no fija tiempos límites.

El embajador de Gran Bretaña ante la ONU, Jeremy Greenstock, indicó que podría apoyar la demanda de conceder más tiempo a los inspectores, pero sólo hasta el 14 de febrero, y criticó el informe de ayer calificándolo como un "catálogo de cuestiones no resueltas".

Blix, que fue el primero en hablar, dijo que Irak había colaborado en el proceso de ofrecer acceso a todos los lugares que se le había solicitado pero que faltaba cooperación en relación a la "substancia".

Sobre las ojivas químicas encontradas a 170 kilómetros de Bagdad, Blix dijo que fueron descubiertas en un búnker nuevo y que debían haber sido llevadas ahí en los últimos años, pero señaló que también podía ser la "punta de un iceberg" .

Blix señaló sobre el ántrax que Irak declaró haber producido 8.500 litros y que los destruyó en 1991, es decir después de la Guerra del Golfo, pero que ay sospechas de que "Irak ha producido más ántrax de lo que ha declarado" y que parte de esa producción fue retenida después que declaró haberla destruido.

Por su parte, El Baradei aseguró que Bagdad no ha entregado ninguna nueva documentación sobre el desarrollo de armas, en particular el diseño de armamentos y la fabricación de centrífugas (que sirven para separar los átomos del uranio necesarios en la fabricación de armas atómicas) y no ha facilitado entrevistas privadas con sus científicos. Dijo que se están cumpliendo análisis de muestras de ríos, canales y lagos para verificar la presencia de ciertos radioisótopos, y que se están usando aparatos de rayos gamma para detectar material nuclear no declarado. "Ninguna actividad nuclear no permitida" ha sido identificada durante las últimas inspecciones .(dpa/AFP)

Ver infograma


Comentarios


Los inspectores de la ONU piden más tiempo para investigar a Irak