Los investigadores le apuntan a “conexión belga”

Dos de los atacantes muertos vivían en Bélgica y en ese país ya hay siete detenidos. Ayer la policía belga difundió la foto de uno de los supuestos terroristas prófugos.

#

La foto del sospechoso, que habría participado con dos de sus hermanos de los ataques.

PARÍS/BRUSELAS.- Las investigaciones sobre los atentados de París que dejaron al menos 129 muertos apuntan cada vez más a la conexión con Bélgica, mientras se cree que uno de los terroristas aún sigue prófugo y en Francia evalúan extender por tres meses el estado de excepción. Dos de los siete atacantes muertos en París vivían en Bélgica, aunque tenían pasaporte francés, informó ayer la fiscalía de ese país. Según la agencia local Belga, uno residía en el centro de Bruselas y el otro en el barrio de Molenbeek de la capital. El fiscal de París, François Molins, confirmó ayer de la identificación de ambos como dos de los atacantes suicidas. Uno de ellos, de 20 años, se hizo volar por los aires cerca del estadio de fútbol Stade de France, mientras el segundo participó en el ataque en el restaurante “Comptoir Voltaire” en el este de París. En total han sido detenidas en Bélgica siete personas como parte de las investigaciones relacionadas con los ataques de París, aunque aún se está buscando confirmar si estuvieron directamente involucradas en los atentados. Bélgica emitió ayer una orden de arresto internacional contra un sospechoso de participar en los ataques que se cree prófugo, informó la fiscalía citada por la agencia de noticias Belga. La policía francesa publicó en Twitter la foto de un joven de 26 años de 1,75 metros de altura y ojos marrones al que describe como peligroso. Según medios franceses, el sospechoso sería uno de los tres hermanos supuestamente relacionados con los ataques: uno murió en los atentados, otro fue detenido en Bélgica y el tercero podría estar prófugo. Además, al menos dos de los automóviles utilizados en los ataques habrían sido alquilados en Bélgica, informó la fiscalía. La policía francesa encontró ayer en un suburbio al este de París un Seat negro con tres fusiles de asalto Kalashnikov, el mismo tipo que utilizaron los autores de la masacre. El hallazgo hace temer que uno de los tres comandos que perpetraron los atentados siga a la fuga. Francia y Bélgica comparten frontera y el país vecino está cooperando en las investigaciones de los atentados perpetrados en seis lugares de la capital francesa que fueron reivindicados por la milicia terrorista Estado Islámico. 352 personas resultaron heridas, 99 de ellas de gravedad. De los 129 muertos, 103 han sido identificados, según informó hoy el primer ministro francés, Manuel Valls, citado por medios locales. Entre 20 y 30 cadáveres están aún pendientes de identificación, añadió. Tampoco ha concluido la identificación de todos los atacantes. En respuesta los atentados, el presidente francés François Hollande quiere prolongar durante tres meses el estado de excepción, informaron hoy medios franceses citando fuentes del Parlamento. Para una prolongación de más de 12 días se necesita la aprobación de una ley por parte de la Asamblea Nacional. El misterio de los tres suicidas Investigadores y analistas tratan de entender por qué los tres kamikazes que hubieran podido provocar una tremenda matanza en el estadio de Francia activaron sus cargas explosivas en lugares aislados, con saldo de un muerto. “Es incomprensible. Un verdadero milagro que haya tan pocas víctimas. Realmente, lo que hicieron no tienen ninguna otra explicación que no sea la del suicidio. No tiene ningún sentido”, dijo ayer una fuente policial, que pidió el anonimato. “No era el buen momento: si uno quiere cometer una masacre, espera que la gente entre o salga del estadio”, señala la misma fuente. “Lo ocurrido en París tiene sentido, pero ahí [en Saint-Denis] han querido suicidarse”, agrega. (AFP/DPA)

Horror en Francia


Comentarios


Los investigadores le apuntan a “conexión belga”