Los italianos ya están hartos del sainete

por CAROLA FRENTZEN

Incluso para los italianos, acostumbrados al caos y al bullicio, la pugna electoral ha ido demasiado lejos. Curzio Maltese, unos de los periodistas más importantes del diario "La Reppublica", escribió en la portada del medio romano de una situación "absurda". Berlusconi es "incapaz de aceptar su derrota", criticó.

La noticia de las primeras Pascuas con un Papa alemán –un tema que normalmente resulta muy interesante en la Italia católica–sólo se encuentra en las páginas siguientes. Sólo hay una pregunta: ¿Quién gobernará Roma ahora?

Aunque Berlusconi es considerado responsable de la delicada situación, también hay críticas contra Romano Prodi. Muchos no entienden que la coalición de centro-izquierda, que ganó la elección en ambas cámaras, no proclame más abiertamente el triunfo. "Durante una década la izquierda ha pedido disculpas por existir y ahora incluso lo hace por haber ganado", opina un analista. "Necesitamos paciencia, pero esta es la democracia", dijo Prodi frente a las exigencias de su oponente de hacer revisar nuevamente miles de papeletas electorales "dudosas".

Berlusconi se agarra de lo que puede y parece aferrad como lapa al poder. Espera que gracias a las revisiones aparezcan los 25.000 votos que le faltan para una victoria en la Cámara de Diputados. "Es país está dividido en dos mitades", repite una y otra vez en vista del estrecho resultado electoral. Cree que así Prodi no puede gobernar. Eso hace que las miradas se desvíen casi automáticamente hacia Alemania.

No sin envidia los italianos reconocen que resultados estrechos pueden llevar a coaliciones productivas. Con orgullo se comprueba que Angela Merkel está de vacaciones en la isla italiana de Ischia, en el sur del país. "Si los periodistas que aguardan sin descanso frente a su hotel pudieran hacerle sus preguntas, seguramente las harían sobre la gran coalición que se hizo realidad en Alemania y sobre qué hacer en Italia", escribe el "Corriere della Sera".

Especialmente los jóvenes italianos están preocupados.

En los foros de Internet actualmente discuten en medio de un caos en Roma.

Algunos ya hablan del peligro de una "guerra civil", otros del riesgo de una "Revolución Naranja" como la ocurrida en 2004 en Ucrania.

Sólo hay una cosa cierta: para los italianos lentamente las cosas están pasando de castaño oscuro. (DPA)

Notas asociadas: Italia: recuento final ratifica la victoria de Prodi  

Notas asociadas: Italia: recuento final ratifica la victoria de Prodi  


Comentarios


Los italianos ya están hartos del sainete