Los jefes de la CGT rechazan el tope del 15% y reclaman cláusula gatillo

También Daer, que no estuvo en el almuerzo, cuestionó la intención del Ejecutivo de ponerles techo a las paritarias sin corrección por inflación.



1
#

Como todos los años, asado en el Hotel de Gastronómicos de Mar del Plata. Barrionuevo fue anfitrión y estuvieron Schmid, Acuña, Moyano, Palazzo, Piumato y Plaini. (Foto: télam )

2
#

El titular del Soeme, detenido.

En medio de su dura interna, la CGT salió a marcarle la cancha al gobierno. Los conductores de la central obrera advirtieron que no aceptarán el 15% para las paritarias sin cláusula gatillo como pretende el Ejecutivo y denunciaron una “campaña antisindical”. Ayer hubo cumbre gremial de la que participaron varios de los jefes sindicales más pesados, tras la cual emitieron un durísimo comunicado: “Es un gobierno de CEO , directores, accionistas, dueños de empresas nacionales y multinacionales”, firmaron.

Como todos los años, Luis Barrionuevo organizó ayer su tradicional asado en el hotel del gremio gastronómico en Mar del Plata. Del almuerzo participaron dos de los triunviros de la CGT, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, y los dirigentes Hugo Moyano (camioneros), Sergio Palazzo (bancarios) –de corte kirchnerista– y Julio Piumato (judiciales). Luego de la seguidilla de sindicalistas detenidos por hechos de corrupción, y de que el gobierno deslizara que pretende que las paritarias cierren en torno al 15% y sin cláusula gatillo, había importantes expectativas de lo que podía surgir de este encuentro. Y lo que surgió fue una dura respuesta.

Bajo el título “Quien quiera oír que oiga”, los sindicalistas “exigieron” paritarias libres y sin topes; pidieron la “derogación” de la reforma previsional, y afirmaron que a través de “denuncias mediáticas, judiciales y tributarias” se busca “la deslegitimación de las organizaciones sindicales”. También enumeraron los “fracasos” del Ejecutivo en estos dos años de gobierno, entre lo que incluyeron “hacer perder el poder adquisitivo de jubilaciones y salarios” y “endeudar el país de manera inaudita”. No se mencionan, sin embargo, medidas de protesta próximas.

Las declaraciones más duras se dieron, quizás, en la previa del encuentro: “El 15% no pasa si no hay actualización por la inflación”, advirtió Schmid, que además criticó que el gobierno haya anulado por decreto la paritaria nacional docente: “Esto está decididamente emparentado con lo peor de la dictadura militar”, disparó.

El triunviro también adelantó que habrá “medidas frente a cada una de las ofensivas que está recibiendo el campo sindical”. No participó ayer del almuerzo, sin embargo, Roberto Fernández, de UTA (transporte colectivo y subterráneo), que se mueve últimamente de manera más independiente y es clave para la efectividad de medidas de fuerza.

Otro de los conductores de la CGT, Héctor Daer, que no participó del almuerzo, también advirtió sobre el tope de 15% que quiere imponer el gobierno: “El 15% estará bien si la inflación es del 14%, pero quién puede garantizar lo que va a pasar. Vamos a discutir a fondo la cláusula gatillo”, adelantó en declaraciones radiales y concluyó: “Ellos han indexado todo. Los alimentos, los combustibles aumentaron por arriba de la inflación. Queremos discutir paritarias de acuerdo a cada actividad. Nosotros lo que no podemos es hacer es perder poder de compra porque al gobierno le fallan los pronósticos”.

“Hay un ataque sobre la estructura sindical. Analizamos medidas frente a cada ofensiva que está recibiendo el campo sindical”.

Juan Carlos Schmid, uno de los conductores de la CGT

A Balcedo le encontraron 4 millones de dólares

Datos

“Hay un ataque sobre la estructura sindical. Analizamos medidas frente a cada ofensiva que está recibiendo el campo sindical”.
La policía uruguaya, Interpol y personal de la Fiscalía de Maldonado hallaron ayer unos u$s 3.800.000 en cajas de seguridad (cofres fort) de bancos de Montevideo, pertenecientes al titular del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (Soeme), Marcelo Balcedo.
El sindicalista permanece detenido en Uruguay junto a su esposa, Paola Fiege, acusados de lavado de dinero y asociación ilícita.
Cuando fue detenido, el 4 de enero, en su chacra de Piriapolis, a Balcedo se le incautaron llaves de cinco cofres fort y una carta que detallaba el dinero que habría en cada uno de ellos: serían unos u$s 7 millones. Los cofres están a nombre de supuestos testaferros y en bancos de Punta del Este y Montevideo. En los primeros que abrieron, ya hallaron casi u$s 4 millones.

Comentarios


Los jefes de la CGT rechazan el tope del 15% y reclaman cláusula gatillo