Los K quieren convertir a Boudou en candidato

Construye poder con la caja de las jubilaciones. Analizan si lo postulan en Capital o Buenos Aires.



Tiene 45 años, es soltero, militante, gusta de la buena vida y una de sus máximas pasiones es manejar a alta velocidad su Harley Davidson oscura. El titular de la Anses, Amado Boudou, es la nueva estrella del gabinete: manejará a partir de ahora los 120 mil millones de pesos de la nueva Anses, engordada por la plata que antes controlaban las AFJP. El funcionario es uno de los pocos del gobierno que se ganó la confianza de los K. La presidenta lo tomó como consejero privilegiado en temas previsionales. Fue su principal asesor para impulsar el fin del sistema de capitalización. El ex presidente Néstor también lo adoptó. La semana pasada se lo llevó de viaje a Chile, donde Boudou estudió el funcionamiento del sistema previsional de ese país.

Su primer padrino político dentro del gobierno fue el jefe de Gabinete, Sergio Massa, quien impulsó su nombramiento en la Anses luego de haberlo tenido como gerente en ese organismo. Aunque diferentes versiones afirman que Massa y Boudou se distanciaron en el último tiempo, los dos dirigentes se comunican entre sí varias veces al día e incluso se encuentran los fines de semana para ver fútbol o compartir salidas familiares.

Los Kirchner encontraron en Boudou a un dirigente con un potencial político envidiable, algo que escasea entre las filas del oficialismo: es joven, tiene buena imagen entre una buena parte de los millones de jubilados argentinos y sabe desenvolverse en los medios. Aunque ningún funcionario lo va a admitir en público, el matrimonio presidencial ya mandó a medir a Boudou en diferentes encuestas. Lo quieren postular como candidato a legislador en las elecciones del año próximo. Él prefiere decir que es un técnico más que un político, pero en sigilo ya dio un paso importante hacia la política territorial: será candidato a congresal del PJ de Mar del Plata, su ciudad natal. Un ministro confió a “Río Negro” que Boudou podría ser candidato bonaerense, pero que los Kirchner también analizan postularlo en la Capital, un distrito que siempre les fue adverso: allí viven 2 millones de jubilados y Boudou tiene un alto nivel de conocimiento entre ellos.

Boudou aceptará cualquier destino impuesto por sus nuevos jefes políticos. Como buen militante del peronismo, demostró a lo largo de su carrera política que tiene una ideología flexible a la coyuntura: se doctoró en economía en el CEMA, cuna del neoliberalismo, y en su juventud militó en la agrupación juvenil UPAU, brazo universitario de la Ucedé. Ahora es un kirchnerista acérrimo y se transformó en el principal impulsor del fin de las AFJP, a las que el Gobierno identifica con la política de saqueo del menemismo. Boudou tiene un pasado polémico como funcionario. Hace cuatro años se desempeñó como secretario de Hacienda del Partido de la Costa, cargo desde el cual firmó el Plan Federal de Viviendas: las viviendas que iban a construirse en su distrito nunca se hicieron aunque la empresa contratada cobró más del 70% del presupuesto estipulado para ese fin. Es un antecedente negativo para quien deberá encargarse de los 120 mil millones de pesos del Anses, cuyo mayor porcentaje será destinado a la construcción de obras públicas, según admiten en el propio Gobierno.


Comentarios


Los K quieren convertir a Boudou en candidato