Los líquidos cloacales no dan tregua

La concejal de Libres del Sur Cecilia Maletti presentó un proyecto para declarar la emergencia social por el último temporal de lluvia y los desbordes de efluentes.



#

Personal del ente de saneamiento provincial trabajó ayer en la intersección de Nordenström y Luis Beltrán y en calle Alcorta.(Foto: Leonardo Petricio )

El bajo comercial de Neuquén continuaba ayer desbordado por fluidos cloacales, a raíz de una obstrucción en un caño colector central que se ubica sobre la calle Nordenström. Los líquidos inundaron cuatro cuadras desde la madrugada del viernes.

Ayer el EPAS realizaba diversas maniobras para aliviar el brote de efluentes sobre la calle Alcorta. Se cortó el tránsito vehicular provocando un congestionamiento vehicular en calles aledañas a la zona afectada.

El presidente del ente provincial, Mauro Millán, atribuyó el problema a todos los sedimentos escombros y basura que ingresaron a la red cloacales durante el temporal de la semana pasada. Advirtió que estos generaron un tapón sobre la calle Nordenström al 800 donde finalmente la colectora se fisuró y los líquidos comenzaron a surgir hacia la calle. Sostuvo que “la complicación comienza con la tormenta del domingo, lunes y martes pasado. El lunes cuando llovió torrencialmente y se generaron fuertes corrientes de agua en los barrios del alto”.

En ese contexto cargo tintas contra el municipio capitalino al deslizar que “se complicaron las redes cloacales por falta de obras pluvioaluvionales. El agua no encontró su camino por los circuitos correspondientes e ingresó en gran cantidad a las colectoras cloacales del EPAS”, dijo el titular del organismo.

La gran cantidad de líquidos dentro de los caños habría provocado que por la presión se levantaran las tapas de los registros que están sobre la calle. “El lunes detectamos 190 bocas de registros, que son tapas de fundición, levantadas por sobrepresión” dijo y detalló que “se necesitan 200 kilos de presión para poder levantarlas y dejarlas flotando”.

Ayer El EPAS trabajó en tres puntos, el primero sobre Nordeström al 800 donde se cavó un pozo de 10 metros de largo y 2 de ancho para realizar el recambio de las cañerías.

Unos 600 metros hacia el norte sobre la esquina de Alcorta donde se produjo el brote de aguas servidas, había tres camiones succionando los líquidos y unos 200 metros al norte, sobre 12 de Septiembre, operarios destaparon una cámara cloacal y estaban bombeando los desbordes hacia una boca de tormenta que ingresa al desagüe pluvial que bordea las vías del ferrocarril. Los efluentes cloacales canalizados hacia el pluvial de 12 de septimebre llegarán hasta el arroyo Durán y de allí desembocarán en el río Limay.

El dato

Datos

190
fueron las tapas de boca de registro que se levantaron en la zona por la presión del agua que se filtró al sistema cloacal.

Comentarios


Los líquidos cloacales no dan tregua