Los Menucos: el nuevo capítulo de una larga novela familiar

La demolición de la terminal reavivó una vieja disputa político familiar.



por: JOSE MELLADO

jmellado@rionegro.com.ar

LOS MENUCOS.- La decisión de las autoridades municipales de Los Menucos de demoler la terminal de ómnibus para construir un nuevo colegio secundario ha dividido la opinión de los vecinos que una vez más son rehenes de una vieja disputa político familiar en la que están en juego nada menos que sus intereses.

El inmueble fue construido durante la gestión del ex intendente justicialista Alí Yauhar, tío de la actual intendenta radical, Mabel Yauhar. Ambos son parte de una gran familia en la que varios de sus integrantes ocupan puestos claves en distintos organismos e instituciones de la localidad. La mayoría mantiene un perfil bajo y solo le interesa hacer las cosas con seriedad y responsabilidad en las funciones que desempeñan. Sin embargo, periódicamente tanto Alí como Mabel sacan a relucir ante la sociedad sus diferencias políticas y personales, en las que se mezclan insultos, agravios y descalificaciones mutuas.

La futura demolición de la terminal de ómnibus es otro capítulo de una novela que muestra odios, resentimientos, caprichos e intereses personales y de poder, cuyo guión se escribe desde hace y varios años, aunque comenzó a proyectarse durante la alternancia de ambos personajes en la intendencia.

Hace unos meses, luego de muchos años de intensas gestiones, el municipio de Los Menucos logró que el gobierno provincial destinara los fondos necesarios para la construcción de un nuevo edificio para el CEM 58 y también para la construcción de una terminal que concentre a los transportes férreos y de micros de pasajeros. Es así que las autoridades decidieron levantar la escuela en la manzana que ocupa la terminal de ómnibus, la Plaza de las Banderas y las oficinas del Correo Argentino.

La nueva obra consta de dos etapas y actualmente se construyen los cimientos de la primera con un presupuesto de 1.068.000 pesos y un plazo de ejecución de 180 días. De acuerdo a los planos, una vez terminada ocupará poco menos de los 100 metros de largo de la calle San Luis que se ubican entre Buenos Aires y La Pampa. Es por ello que para la ejecución de la segunda etapa, prevista para el segundo semestre de 2006, es necesario construir en los terrenos donde actualmente se encuentra el edificio de la terminal de ómnibus. Claro que recién en ese período y luego de que esté funcionando la nueva terminal bimodal de ómnibus y trenes, se derrumbaría el edificio en cuestión.

Los ejes del conflicto

Sin embargo, desde que se conoció la decisión del municipio, el tema alcanzó ribetes impensados incluyendo presentaciones ante la Justicia, trascendiendo las fronteras del pueblo e instalándose como un tema propio en algunos pueblos vecinos y otros de la provincia que ven como unos se pelean por derribar una obra, mientras que otros no pueden construirla.

Como todo debate, entre otras opiniones, la terminal de Los Menucos genera reacciones a favor y en contra de su demolición, principalmente en la comunidad menuquense. Y es allí donde florecen las cuestiones políticas, los intereses personales, la simpatía por cada uno de los actores principales de esta novela que pareciera no tener un final cercano y cuyo rodaje se financia con los recursos que aportan todos los vecinos con sus impuestos.

La discusión tiene distintas aristas que hacen referencia a si está bien o mal derribar un edificio construido hace apenas ocho años con una inversión de miles de dólares a pesar de las falencia que aseguran las autoridades municipales tiene, si en vez de tirarlo porque no se le da otro destino, si no podría haberse elegido otro lugar para el nuevo colegio secundario, si es necesaria una terminal de ómnibus teniendo la sociedad de Los Menucos otras necesidades más urgentes o si responde a un capricho, entre otras cosas.

Lo concreto es que la decisión ya está tomada y las autoridades municipales no están dispuestas a dar marcha atrás. Ni siquiera la presentación de un recurso de amparo ante la Justicia de Bariloche pudo frenarla. Para algunos vecinos, la decisión más acertada sería una consulta popular para que sean ellos los que puedan elegir el destino de una obra que se construyó, como todas las que hace el Estado, con los aportes que realizan con el pago de los impuestos.

Notas asociadas: “Quieren destruir todo lo que yo hice en la localidad” Un reflejo de lo que ocurre en todo el país “La decisión ya está tomada y no hay marcha atrás” La decisión de la Justicia  

Notas asociadas: “Quieren destruir todo lo que yo hice en la localidad” Un reflejo de lo que ocurre en todo el país “La decisión ya está tomada y no hay marcha atrás” La decisión de la Justicia  


Comentarios


Los Menucos: el nuevo capítulo de una larga novela familiar