Los musicales gozan de buena salud




LONDRES, (DPA).- "El fantasma de la ópera" volverá pronto a las catacumbas, el "Rey León" será desterrado dentro de poco al desierto... este tipo de rumores, según los cuales los buenos tiempos de los musicales ya han pasado, son persistentes. Sin embargo, los números de la metrópolis de los musicales, Londres, indican otra tendencia: con ingresos de casi 500 millones de euros, los musicales registraron en 2004 un récord en las taquillas.

Unos 12 millones de espectadores optaron por los musicales: la segunda mayor cifra de público desde que se comenzó a tener un registro, hace 25 años. "Si uno le cree a la prensa, pareciera que el musical está siempre por alcanzar su final", afirmó Richard Puldorf, de la Sociedad Teatral Londinense. "Sin embargo, sigue gozando de muy buena salud", opinó.

En los últimos años, el West End de Londres, el barrio de los teatros, no había registrado buenos números. Tras el "boom" de los musicales de los años 80 y 90, los grandes éxitos del "rey" de los musicales, Andrew Lloyd Webber, como "Starlight Express" y "Cats" fueron sacados de escena tras unos 20 años en las marquesinas. Un nuevo musical del compositor sobre el conflicto de Irlanda del Norte, "The Beautiful Game", logró mantenerse apenas un año.

"Unos seis shows del West End tuvieron que ser levantados en 2004 antes de lo planeado", comentó Ruth Gillespie, del diario teatral "The Stage".

Las causas son no sólo los altos precios de las entradas, sino también los altos costos de la comida y el estacionamiento en Londres. "Los responsables de los ingresos récord son los nuevos musicales como 'Mary Poppins' o 'Woman in White' de Lloyd Webber, que comenzaron en otoño (boreal)", explicó Nigel Reynolds, del diario británico "Daily Telegraph". Según Gillespie, el récord está asociado sobre todo al creciente número de turistas.


Comentarios


Los musicales gozan de buena salud