“Los niños como rehenes”





Recuerdo que en mis tiempos de escolar no se tenía conocimiento de huelgas ni paros de docentes. Todo se arreglaba en la mesa de negociaciones, respetando la educación sin interrupciones de los alumnos. Era un derecho indiscutido y sagrado más allá de las diferencias. Debo aclarar que la presente no entra en la discusión sobre los derechos de los docentes. Se refiere sólo a los derechos de los niños, los cuales todos los años son pisoteados sin miramientos en el comienzo de las clases. Hace años que se repite la misma historia, sin que a nadie le importe, dejándonos la amarga certeza de que se está siempre extorsionando cobardemente con los chicos como escudo para lograr los objetivos en las negociaciones, total ellos no se pueden defender de los mayores que los toman como rehenes; ni siquiera son defendidos por los derechos humanos. ¿A nadie le importa que ellos sufran las consecuencias por los problemas de los mayores?, ¿a los docentes? ¿Nadie piensa en el empobrecimiento cultural de las nuevas generaciones que tienen un futuro incierto y oscuro? ¿Qué opinión tendrán de nosotros los chicos de hoy cuando sean grandes mañana? ¿Que fuimos un buen ejemplo?, ¿responsables?, ¿dignos? ¿Que pensamos primero en ellos? Pero ¿a quién le importa esto? Reflexionemos: ¿estamos todavía a tiempo de cambiar?, ¿podremos respetar a los inofensivos niños y sus sagrados derechos algún día? Ernesto Carlos Blanco, DNI 7.571.474 Cipolletti


Comentarios


Seguí Leyendo

“Los niños como rehenes”