Los números de la provincia continúan sin cerrar



Cerradas las cuentas en el primer semestre del año, los números de la provincia de Río Negro siguen sin cerrar.

Así lo confirma un informe de la Contaduría General donde se detallan los ingresos corrientes de los primeros seis meses del año, que alcanzaron los 295,6 millones, mientras que los gastos corrientes (preventivos) llegaron a los 306 millones de pesos, lo que muestra un déficit primario del orden de los 11 millones en ese lapso.

El proyecto del Presupuesto para el corriente año preveía para todo 1999 ingresos corrientes por 710 millones y erogaciones por aproximadamente 630 millones.

Del proyecto del presupuesto se desprende que las intenciones del ministro Rodríguez eran hacia fines del año pasado tener un superávit primario en el 99 del orden de los 80 millones, o lo que es lo mismo decir, alrededor de 40 millones en los primeros seis meses del año.

Sin embargo, los números muestran una realidad totalmente distinta ya que en vez de un superávit de 40 millones, la administración de Pablo Verani presentó en este primer semestre un déficit de 10 millones.

Está claro que ninguna provincia puede tener la posibilidad de crecer si no presenta niveles de ahorro adecuados como para, como es el caso de Río Negro, cancelar deuda y así quitar el lastre que significa hoy para el presupuesto provincial el pago de intereses de la misma.

El informe de la Contaduría señala que en el primer semestre del año la provincia destinó al pago de intereses de la deuda algo más de 38 millones de pesos -esto se encuentra computado dentro de los egresos corrientes- mientras que amortizó otros 98 millones en el mismo período.

El déficit se incrementa sensiblemente cuando se analiza la cuanta capital. En ella se observa un desfasaje importante, ya que computando los ingresos totales (corrientes + de capital) a la provincia ingresaron 303 millones mientras que para este mismo concepto pero en erogaciones totales, la cifra alcanza los 338 millones de pesos lo que muestra un déficit del orden de los 35 millones en los primeros seis meses del año.

Este déficit sólo puede ser equilibrado dentro del presupuesto con la toma de más crédito para cubrir el bache fiscal. Por lo tanto se estima que, de mantenerse la actual tendencia en las cuentas de la provincia, la deuda rionegri-na superará los 1.000 millones a fines del presente año.

La deuda, sin lugar a dudas, es el principal problema que hoy presenta la provincia.

El proyecto del presupuesto 1999 preveía una carga financiera del orden de los 80 millones de pesos para este año. Esta cifra puede significar poco, pero para Río Negro este dinero es el equivalente al 200% de los ingresos que percibe anualmente por regalías, el 50% de la recaudación de los recursos propios o sencillamente cerca del 25% de lo que se gasta anualmente en masa salarial.

La única manera de cortar esta “sangría” de divisas hacia el sistema financiero, es a través de la cancelación del capital y para ello es necesario que la provincia logre tener superávit corriente en sus cuentas primarias para destinarlo a disminuir los niveles de la deuda.


Comentarios


Los números de la provincia continúan sin cerrar