Los obispos tendrán injerencia en la ayuda social

Por la inserción que tienen en sectores humildes, asumirán un rol más activo.



ROCA (AR).- Los tres obispos de Río Negro tendrán en adelante mayor injerencia en el manejo de los planes sociales.

Así lo decidieron ayer, durante un encuentro realizado en Roca con el ministro de Familia, Alfredo Pega.

La reunión con los titulares de las diócesis contó con la participación de funcionarios de la cartera provincial y entre todos se acordó realizar un trabajo conjunto para mejorar las políticas sociales y la disposición de los planes de contención.

Pega fue claro al admitir que "las políticas sociales están como estancadas", por lo que desde el gobierno se vio la necesidad "de escuchar la visión de quienes participan activamente de esto y por ello nos hemos reunidos con los obispos".

"Ellos son un termómetro claro, porque es muy difícil generar o debatir políticas sin quienes están sobre el terreno. Es necesario escuchar a la gente, a los dirigentes, a los referentes", agregó el ministro.

A la reunión que se llevó adelante en el Obispado concurrieron los obispos Fernando Maletti, de Bariloche, Esteban Laxague, de Viedma, Nestor Navarro, del Alto Valle y el obispo emérito Pedro Pozzi. Por el gobierno provincial, asistieron el ministro Pega, Julio Rodolfo Salto, secretario de Familia, Arturo Galiñanez, subsecretario de Promoción Familiar y Ricardo Prati, subsecretario de Desarrollo e Infraestructura Social.

Ante el cuadro de situación planteado por Pega, desde el ministerio pusieron a disposición de los obispados los distintos programas de ayuda social para que sean trabajados en coordinación.

"Creo que tenemos que darnos el tiempo para debatir temas fuertes como la unidad de violencia familiar, las adicciones, el modelo de familia, los indígenas, la relación de la familia con la justicia, el aborto, una infinidad de temas que competen a este ministerio", manifestó Pega. Sobre la base de esa tarea conjunta y del debate, se irán modificando las cuestiones que se consideren necesarias de los planes sociales, explicó el ministro.

 

Trabajo conjunto

Por su parte, los obispos de Bariloche y Viedma resaltaron lo importante del encuentro. "Es una visión muy positiva que nos llevamos, sumar es la idea, dado que desde el Ministerio se ha manifestado la intención de trabajar en conjunto y no en forma paralela. Debemos apoyarnos para defender las personas y las familias más necesitadas de nuestra provincia" manifestó Laxague.

Asimismo, el obispo Maletti destacó que "el camino para seguir adelante, superar crisis y profundizar una equidad, dada la gran inequidad existente, es el diálogo". Por ello decidieron mantener un debate con los funcionarios del Ministerio de la Familia, especialmente sobre cuestiones como el modelo de familia y las problemáticas que afectan especialmente a los niños y ancianos.


Comentarios


Los obispos tendrán injerencia en la ayuda social