Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Los padres aseguran que hay un testigo clave

Es una persona que asegura haber visto dos cuerpos sin vida cerca de una represa.



SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- Una sorprendente revelación formuló el matrimonio Ciccioli, al aportar nuevos elementos sobre la desaparición de su hija Natalia, ocurrida en 1994. Un testigo asegura haber hallado hace dos años dos cuerpos en cercanías de una represa regional, sin que hasta el momento se conozcan denuncias o actuaciones formales.

El testigo habría dado con los cadáveres de un hombre y una mujer en oportunidad de trabajar en la apertura de un camino, pero no se habría informado entonces a la policía o a la justicia.

Desde los tribunales de Junín de los Andes -donde está radicada la causa por la desaparición de la menor- se confirmó la existencia del testigo e incluso se admitió una investigación, aunque los funcionarios consultados se excusaron de dar mayores detalles.

Los Ciccioli dijeron que el testigo declaró ante una comisión de la fiscalía de Junín de los Andes, pero aún no se habría dispuesto una pesquisa en el presunto sitio del hallazgo.

Siempre según Mirta y Miguel Ciccioli, se trata de una persona trabajaba en las obras de una represa ubicada sobre el Limay. Si bien existe alguna confusión sobre el lugar preciso, fuentes consultadas dijeron que podría tratarse de Piedra del Aguila o de un punto cercano a la represa de Pichi Picún Leufú.

Desde la gerencia de operaciones de Piedra del Aguila, el jefe de sector, de apellido Privilegi, se mostró sorprendido y dijo que "es la primera vez que escucho algo así". En cambio, ayer no se pudo conocer la palabra de algún responsable de Pichi Picún. A su turno, policías de Piedra del Aguila también dijeron desconocer el supuesto episodio.

Los Ciccioli relataron que en oportunidad de realizar el perfilado de un camino en inmediaciones de una represa, el testigo en cuestión halló dos cadáveres semienterrados sobre una de las márgenes del río Limay, que correspondería a jurisdicción de la provincia de Río Negro.

El hecho habría ocurrido hace dos años, pero lo extraño del caso es que los Ciccioli dicen que no han podido obtener confirmación de una denuncia en tal sentido. Nunca se habría dado parte a las autoridades, dijeron.

Más curioso aún resulta el dato de que los cuerpos aún permanecerían en el lugar, en una suerte de bóveda improvisada y confeccionada al efecto, sin la intervención de la policía o la justicia, y siempre según el relato del testigo recogido por los Ciccioli.

Los Ciccioli dijeron que por las referencias aportadas por el testigo, se trataría de los cuerpos de una mujer y posiblemente de un hombre, que por las características del enterramiento y las prendas no se correspondería en modo alguno con una inhumación aborigen.

"Río Negro" pudo determinar que el testigo sería un hombre radicado en el Alto Valle. El testimonio fue aportado en mayo tras un encuentro casual con un familiar de los Ciccioli, domiciliado en Regina. También en mayo los padres de "Nati" aportaron estos datos a la fiscalía de Junín.

Natalia Ciccioli tenía 12 años cuando fue vista por última vez en San Martín de los Andes, el 16 de enero de 1994, y desde entonces se han formulado variadas hipótesis y actuaciones. La causa tiene 19 cuerpos.

Otras hipótesis

SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- Además de la sorprendente revelación sobre el supuesto hallazgo de los cuerpos, los Ciccioli también dieron cuenta de otros dos hechos para incorporar a las investigaciones de la desaparición de su hija.

Se trata de la existencia de otro testigo -vecino a la familia- que asegura haber visto a Natalia, el día de su desaparición, en un determinado lugar de la ciudad y acompañada de una persona que identificó pero cuyos datos no fueron aportados a la prensa. Los Ciccioli creen que esta línea "no ha sido investigada adecuadamente".

Otro elemento surge de los datos aportados por una comunicación anónima ocurrida el 17 de marzo pasado, en la que una persona dijo que la desaparición de "Nati" se relaciona con el tráfico de órganos. La voz dio el nombre de un profesional afincado en una provincia del noreste argentino, "comprobándose la existencia de esa persona y su lugar de trabajo".

Responsable por un crimen

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El fiscal Enrique Sánchez Gavier pidió a los jueces de la Cámara Segunda del Crimen que declaren responsable a un menor de 16 años que al manipular un arma de fuego mató a su amigo de 14 años.

Los testigos afirmaron que el imputado había disparado contra la víctima en broma, convencido de que el revólver estaba descargado.

Si bien la causa comenzó a instruirse por homicidio simple, en la elevación a juicio calificaron al hecho como homicidio culposo porque todos los testigos coincidieron en que no hubo discusión o motivo que justificara una agresión. Al pedir la responsabilidad del menor, Sánchez Gavier resaltó el actuar imprudente y falto de cuidado del acusado, y le imputó "un obrar sin precauciones en el manejo de un arma de fuego, teniendo en sus manos un elemento de alta peligrosidad". El episodio ocurrió a las 4.50 del 6 de febrero pasado, en la casa de la víctima. Un menor se presentó en la comisaría 28 para pedir una ambulancia, y momentos después llegaron sus familiares llevando a pulso al menor, que murió desangrado antes de llegar al hospital.


Comentarios


Los padres aseguran que hay un testigo clave