Los productores de Chos Malal tienen su lugar

En la feria comunitaria se comercializan hortalizas, frutas y comestibles



#

En la feria se consiguen muy buenas verduras y frutas recién cosechadas.

CHOS MALAL (ACHM).- La feria comunitaria de Chos Malal es el sitio que congrega a los productores fruti hortícolas y de productos artesanales comestibles, quienes comercializan en este lugar lo que obtienen del trabajo de la tierra y que en muchos de los casos constituyen el único sustento de sus familias. El mercado está ubicado en la estratégica esquina de Lamadrid y General Paz.

Desde horas tempranas y desde hace años los feriantes llegan con sus productos e instalan en los canastos donde se pueden observar, frutas, verduras y productos alimenticios tales como mote, ñaco, huevos, chichoca y humitas para su comercialización.

Por otra parte, también hay un nutrido grupo de vecinos que todos los días concurren a la feria para adquirir productos frescos, especialmente los que fueron recientemente cosechados. La feria ofrece papas, zanahorias, acelga, choclos, lechuga, cebollas de verdeo, tomates, frutas como manzanas, peras y membrillos; de carozo como cerezas, ciruelas, duraznos y damascos; en baya como la uva y otras especies según la estación del año.

Especialmente las frutas y las verduras son producto de un trabajo denodado que con pocos recursos y mucho sacrificio, los productores frutihortícolas del valle de Chos Malal pueden ofrecer a su selecta clientela.

Desde arar la tierra, realizar los surcos, seleccionar las semillas o los plantines, hasta contar con el agua en tiempo y forma para garantizar que lo sembrado rinda sus frutos constituye para los productores toda una proeza.

Muchas temporadas han tenido que lidiar con que el agua, proveniente de los canales de riego -norte, sur y la cantera- no está disponible porque no se han realizado los trabajos de limpieza de los ductos; en otras padecen las consecuencias de las crecidas de los ríos que van ganando poco a poco tierras productivas.


Comentarios


Los productores de Chos Malal tienen su lugar