Los pronósticos para el 2007



Como muchos de ustedes, me alegré mucho con los últimos titulares que señalaban que se proyecta otro buen año para las economías latinoamericanas en el 2007. Pero, a riesgo de parecer un aguafiestas, me temo que estos pronósticos puedan dar lugar a un falso optimismo en varios países de la región.

Casi todas las proyecciones señalan que América Latina tendrá un alza en más del 4% en el 2007. Será el quinto año consecutivo de crecimiento económico regional y el mayor período de estabilidad económica en dos décadas.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas está pronosticando que la región crecerá en un 4,7% en el 2007. Los países que más lo harán son la Argentina (7,5%), Venezuela, Panamá y la República Dominicana (7%) y Perú y Uruguay (6%).

El Banco Mundial, a su vez, proyecta un crecimiento más moderado pero todavía bueno del 4,2%. Prevé que el índice de mejoramiento económico de la Argentina va a ser de un 5,6%, Brasil de un 3,4% y México de 3,5%.

A nivel mundial, los países en desarrollo crecerán a una tasa de más del doble que las economías maduras de los EE.UU. y Europa. Contrariamente a la creencia en muchos países latinoamericanos, la globalización está ayudando a aquellos Estados en desarrollo más que a nadie, agrega la entidad crediticia internacional.

"Los países en desarrollo que hace apenas dos décadas suministraban el 14% de las importaciones de manufacturas de los Estados ricos ahora proveen el 40% y en el 2030 probablemente suministren más del 65%", dice el Banco Mundial.

Sin embargo, si uno lee más allá de los primeros párrafos de estos reportes, el panorama no es tan rosado como parece a primera vista.

El crecimiento latinoamericano se debe principalmente a factores externos, como los altos precios de las materias primas, la fuerte demanda de los Estados Unidos y China, las bajas tasas de interés internacionales y el nivel récord de remesas familiares enviadas por los latinoamericanos que viven en Estados Unidos. Y estos factores externos no durarán para siempre.

Las Naciones Unidas y el BM prevén una disminución en la actividad económica mundial, que tendrá un impacto en la región.

¿Qué puede hacer América Latina para mantener sus tasas de crecimiento altas por décadas, como China e India?

La mayoría de economistas internacionales coincide en que, como primera medida, los países latinoamericanos deberían dejar de engañarse a sí mismos pensando que han crecido en los últimos años por la brillantez de sus decisiones internas, o en algunos casos por sus posturas contra la globalización o contra el capital.

De hecho, ha ocurrido exactamente lo contrario: América Latina está creciendo a tasas más bajas que todas las demás regiones en desarrollo, precisamente porque no ha aprovechado las oportunidades de la globalización como otras, afirman.

Según el organismo crediticio internacional, el mundo en desarrollo mejorará a un promedio del 6,4% en el 2007. Mientras que el índice de crecimiento de América Latina será de un 4,2% el año próximo, China de un 9,6%, India de un 7,7%, Europa del Este de un 5,7% y Africa Subsahariana de un 5,3%.

En segundo lugar, América Latina debería aprovechar su actual estabilidad económica como una oportunidad de oro para invertir en educación, ciencia y tecnología, cosa de añadir valor agregado a sus exportaciones y reducir su dependencia de los precios de las materias primas.

Aunque parece difícil de creer, mientras que China comunista está empezando a enseñar inglés obligatorio en todas las escuelas públicas a partir del tercer grado de la escuela primaria, México, Argentina y la mayoría de los países latinoamericanos comenzaron a enseñar inglés obligatorio a nivel nacional cuatro años después, en séptimo grado.

En tercer lugar, los países latinoamericanos deberían crear un mejor clima de negocios y reducir la burocracia estatal para atraer más inversiones. Sorprendentemente, mientras en China comunista se requieren 13 trámites legales para abrir un negocio, en la Argentina se requieren 15 , en Venezuela 16 y en Brasil 17.

Mi opinión: no le estoy restando crédito a muchos países latinoamericanos por mantener bajas tasas de inflación y en el caso de Brasil, Chile y Perú una estabilidad económica que está reduciendo la pobreza. Pero me temo que las proyecciones optimistas crearán un peligroso estado de complacencia en las elites de la región.

En lugar de celebrar las proyecciones optimistas, deberíamos preguntarnos por qué América Latina no está creciendo tanto como China, India, Europa del Este y los países africanos, todos los cuales se insertaron más entusiastamente en la economía global. Ojalá más líderes latinoamericanos se hagan esta pregunta en el 2007. Mientras tanto, ¡Felices Fiestas!

 

ANDRES OPPENHEIMER (Periodista argentino. Analista internacional. Miami)

Especial para "Río Negro"


Comentarios


Los pronósticos para el 2007