Los rebeldes conquistan el bastión de Gaddafi, que sigue oculto en el país

Gobernante libio dijo a través de un vocero ruso que sigue en Trípoli y no renunciará



1
#

2
#

AP

TRÍPOLI (AFP/Télam) – Los rebeldes tomaron el control del cuartel general de Muammar Gaddafi en Trípoli, asestando un duro golpe al moribundo régimen, aunque sigue sin saberse dónde se encuentra el líder libio. La batalla de tres días por la capital había dejado hasta ayer unos 2.000 muertos y cientos de heridos, aunque las cifras no pudieron ser confirmadas.

Tras derribar sus grandes puertas verdes y matar o golpear a combatientes que lo defendían, algunos insurrectos festejaron la toma del complejo de Bab al Aziziyah con tiros al aire y cánticos, mientras otros fueron vistos salir del edificio con cajas de armas y camionetas con ametralladoras en su parte trasera.

La residencia era el símbolo del poder de Gaddafi, y su conquista por los sublevados, apoyados por la OTAN, constituye el derrumbe de hecho de su gobierno de 42 años, aunque es probable que durante algún tiempo persistan bolsones de resistencia de seguidores del líder en distintas zonas del país, según analistas.

“Los rebeldes tiraron abajo las murallas de cemento del complejo e ingresaron en él. Han tomado Bab al Aziziyah totalmente, se acabó”, indicó el corresponsal de la AFP, que se hallaba en el recinto junto a los rebeldes.

En ese complejo, de una superficie de varios centenares de metros e integrado por varios edificios, los insurgentes se apoderaron de varias armas. “Se han hecho con reservas de municiones, fusiles ametralladores, pistolas”, contó el periodista.

Un joven se encaramó a una escultura que representa un puño aplastando a un avión (símbolo de los ataques aéreos estadounidenses contra este recinto en 1986) para intentar destruirla.

Varios cuerpos estaban esparcidos por el complejo del líder libio, aparentemente leales a Gaddafi, y además numerosos heridos.

Al anochecer se ignoraba aún el paradero de Gaddafi y de su entorno, aunque se rumoreaba que pudo haber salido hace horas por un túnel secreto (ver aparte).

Gaddafi aseguró a través de terceros que está en Trípoli y que no va a abandonar el país. Esa afirmación la hizo saber durante una conversación telefónica con el presidente de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), Kirsán Iliumzhínov. Según la versión que el responsable ruso ha proporcionado a la agencia de noticias Interfax, las palabras del coronel libio fueron “estoy sano y salvo. Me encuentro en Trípoli y no tengo intención de abandonar Libia. No se crean las informaciones falsas de las televisiones occidentales”. Horas antes, uno de sus hijos, Saif al Islam, había asegurado que su padre seguía en la capital libia y desmentía su arresto.

“Bab al Aziziyah está completamente bajo nuestro control, el coronel Gaddafi y sus hijos no estaban en el lugar”, dijo ayer el coronel insurgente Ahmed Omar Bani en Bengasi, la capital rebelde en el este del país. “Nadie sabe dónde están”, añadió.

“Hemos ganado la batalla militar. Huyeron como ratas”, declaró el comandante rebelde Abdelhakim Belhaj a Al Jazeera, en directo desde Bab al Aziziyah .

Por su parte, el número dos del Consejo Nacional de Transición (CNT), órgano político de la rebelión. Mahmud Jibril, dijo que “la transición comienza de inmediato” para construir una “Libia nueva con todos los libios como hermanos para une nación unida, civil y democrática”, añadió.

El CNT fue oficialmente creado el 27 de febrero en Bengasi (este), en los días posteriores al inicio de la rebelión popular contra el régimen . La hoja de ruta elaborada por los rebeldes en previsión de la caída de Gaddafi, prevé desde “la liberación” la transferencia del CNT de Bengasi a Trípoli, y luego el nombramiento, en treinta días, de un gobierno interino . Los rebeldes afirmaron ayer haber tomado el puerto petrolero de Ras Lanuf.

Una de las primeras reacciones provino de Venezuela, cuyo presidente, Hugo Chávez, aseveró que su país reconoce en Libia “un solo gobierno, el que dirige Muammar Gaddafi”. “Ratificamos nuestra solidaridad con el pueblo libio, hermano agredido y bombardeado”, dijo Chávez . En cambio, el presidente francés Nicolas Sarkozy dijo que la coalición internacional proseguiría su “esfuerzo militar” hasta que “Gaddafi y su clan” depongan las armas.

Un rebelde despliega la bandera insurgente en el monumento que recuerda el frustrado bombardeo de EE. UU. al país en 1986.

El régimen que lleva 42 años en el poder parecía desmoronarse, aunque aún hay combates puntuales.


Comentarios


Los rebeldes conquistan el bastión de Gaddafi, que sigue oculto en el país