Los 'regalos' a su familia complican a Pinochet

Su esposa e hijos recibían dinero de las cuentas secretas.



SANTIAGO DE CHILE (DPA) – Por los menos desde 1997 y de manera regular, Augusto Pinochet repartió entre sus cinco hijos y su esposa los intereses de sus millonarias cuentas bancarias, entre ellas las del Banco Riggs de Washington, según fuentes allegadas a la familia del ex dictador chileno, publica ayer la prensa local.

Desde agosto pasado el juez Sergio Muñoz investiga denuncias de cuentas secretas de Pinochet en el Riggs, entre 1994 y 2002, con fondos de entre cuatro y ocho millones de dólares. Una de las querellas es del Servicio de Impuestos Internos (SII) por presunta evasión, pues no declaró ese dinero y evadió impuestos por unos 4,2 millones de dólares.

De acuerdo al diario “El Mercurio” de Santiago, este “regalo” que no habría sido declarado es lo que tiene ahora más complicada a la esposa del militar retirado, Lucía Hiriart, y a los hijos de la pareja.

Indica que Pinochet habría ordenado distribuir sus intereses mensualmente y, durante cierto período, la cifra fue regular: 15.000 dólares para su esposa y 5.000 para cada hijo. El resto era para él.

Se afirma que estos antecedentes los tiene desde hace tiempo el juez Muñoz, quien ya habría acreditado que tanto Lucía Hiriart como sus hijos también habrían incurrido en delito de evasión tributaria.

El rotativo sostiene que por estos motivos, el SII evalúa ampliar a la cónyuge y los hijos del ex comandante en jefe del Ejército la querella por fraude tributario que interpuso en contra de Pinochet y de su albacea, Oscar Aitken. Sin embargo, el medio indica que esta posibilidad no sorprendió a la familia Pinochet-Hiriart, pues los abogados de los hijos y del general están al tanto “desde hace mucho tiempo” de que la entidad puede ampliar su querella.

Abogados ligados a la defensa de la familia aseguraron al diario, que el dinero no se declaró porque “no era renta” e intentarán demostrar que el delito estaría legalmente prescrito pues han transcurrido seis años. Allegados al proceso han señalado a “El Mercurio” que la evasión por parte de Lucía Hiriart se habría venido cometiendo desde 1998, cuando se disolvió la sociedad conyugal pues eran cotitulares en varias cuentas. La actuación tributaria “maliciosa” y con “dolo” para engañar al Fisco, está sancionada en el Código Tributario. Establece una multa del 50 al 300 por ciento del valor eludido y penas de cinco a diez años de cárcel. El juez Sergio Muñoz tiene plazo hasta fines de marzo para dictar alguna resolución por fraude tributario.

Nota asociada: La Corte posterga el fallo por la “Operación Cóndor”  

Nota asociada: La Corte posterga el fallo por la “Operación Cóndor”  


Comentarios


Los 'regalos' a su familia complican a Pinochet