Los ríos corren hinchados de tanta agua en el sur neuquino




El Aluminé desbordó cerca de La Rinconada. En barrios de Junín hay anegamientos. Cayeron más de 300 mm en el mes en San Martín.

JUNIN Y SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- La lluvia que desde hace 23 días cae sobre el sur neuquino aumentó notablemente el caudal de los ríos, produjo fuertes escorrentías en las laderas y anegamientos en sectores urbanos y rurales.

El río Aluminé desbordó en la zona cercana al puente de La Rinconada. Los técnicos de Vialidad verificaron ayer la transitabilidad del sector, y comprobaron que por el momento hay total seguridad en el tránsito.

Entretanto, personal de la Policía de Tránsito incrementó los controles sobre las rutas nacionales 40 y 234, en particular en las proximidades del puente La Rinconada.

En Huechachue, un poblador debió ser evacuado por el personal de la estancia y se encuentra fuera de peligro.

En Junín de los Andes, el agua que se desliza de los cerros que circundan la localidad produjo anegamientos de algunos sectores urbanos. Uno de los más afectados es el barrio Jardines del Chimehuín, donde los vecinos viven los trastornos de estar rodeados por el agua.

Maquinarias de Vialidad Provincial y de la municipalidad trabajan en el desagote de las lagunas formadas por las lluvias y en la limpieza de desagües hacia el río Chimehuín. El viceintendente Angel Herrera y el coordinador ejecutivo de la Defensa Civil, Marcelo Banchio, recorrieron las defensas ubicadas en las riberas del Chimehuín que rodea a Junín de los Andes.

"Por fortuna no hay filtraciones en las defensas", indicó Banchio a este diario. En esta localidad, el intendente convocó desde la semana pasada a la Junta de Defensa Civil, en previsión de inconvenientes por las lluvias y el desborde de los ríos.

En las escuelas de esta localidad no hubo clases ayer debido a la incertidumbre sobre la calidad del agua potable, cuya turbiedad es evidente.

En la zona rural próxima a Junín ha quedado cortado el camino que lleva al paraje El Contra, en la margen sur del lago Huechulafquen, donde viven numerosas familias de pobladores rurales. Así lo confirmó el guardaparque del Lanín, Sergio Acosta

Entre tanto en San Martín de los Andes, donde las precipitaciones superaron los 300 milímetros en un mes, la municipalidad debió evacuar a una familia del barrio La Islita, cuya vivienda se encuentra anegada junto al arroyo Maipú.

La familia fue trasladada al gimnasio Primeros Pobladores del barrio El Arenal, que fue acondicionado ante cualquier emergencia de esta índole.

Técnicos de Obras Públicas junto con personal de Desarrollo Social de la municipalidad, realizaron ayer recorridas por los barrios que se encuentran en las laderas con fuerte pendiente del cerro Curruhuinca, atentos a posibles deslizamientos de tierra o derrumbes en ese sector, producto de las lluvias.

Entre tanto, el paso internacional Tromen –o Mamuil Malal– se encuentra transitable con precaución por barro a través de la ruta provincial 60 hasta la frontera con Chile.

En el sector trasandino de este paso, el camino está cortado a partir de Curarrehue por el avance de las aguas de arroyos cordilleranos sobre la ruta.

Los cortes más importantes se producen entre esta localidad chilena y la ciudad de Pucón.

Ayer al mediodía, dos mujeres a punto de dar a luz debieron ser trasladadas desde Curarrehue hacia el hospital de Junín de los Andes para su atención, ya que el tránsito hacia Pucón está interrumpido.


Comentarios


Los ríos corren hinchados de tanta agua en el sur neuquino