Los ríos están hipercontaminados



En la edición del 26 de enero, en página 5, cuyo título es “Los ríos de la región están limpios (...)”, leo que lo único que dijo el referente de AIC, señor Elías Sapag –¿le suena el apellido, señor lector?–, fue que “los niveles de salubridad de los cuatro balnearios de la capital neuquina continúan dentro de los valores permitidos para su uso recreativo”. El más novel periodista sabe que un alto porcentaje de lectores sólo lee los títulos y subtítulos, por esto es difícil suponer un error o descuido. Y extraña mucho, ya que un mérito indiscutible de este diario es su constante colaboración en la campaña por el saneamiento hídrico, con investigaciones propias. Basta recordar cuando en el 2013 chequeó pueblo por pueblo, desde Bariloche hasta Viedma, determinando que el 65% de los efluentes cloacales eran vertidos sin tratar y que sólo en Neuquén capital eran siete millones de litros diarios.

En el ínterin, de 2013 a 2018, importantes entidades, locales y nacionales, certificaron la gravedad del problema, entre otras la Suprema Corte y Prefectura Naval Argentina.

Además de esta “carta de lectores”, solicitamos al diario, admitiendo la posibilidad de un error, una rectificación de ese titular, con la misma importancia, aclarando que “Los ríos no están limpios”. Si estuvieran limpios, ¿qué sentido tendrían los cinco recursos de amparo en la Justicia provincial y federal que, si bien van a “ritmo tortuga”, esperamos obliguen a los gobiernos de Río Negro y Neuquén a construir las instalaciones necesarias para el saneamiento de nuestro recurso hídrico? Es un clásico de la AIC y su vocero Sapag, desde hace años, negar con artilugios y análisis de agua “acomodados” la triste realidad de la contaminación de nuestra fuente de vida: los recursos hídricos.

Carlos H. López

DNI 4.820.317

“Es un clásico de la AIC desde hace años negar con artilugios y análisis de agua ‘acomodados’ la triste realidad de la contaminación de nuestra fuente de vida”.

Carlos H. López

DNI 4.820.317

Datos

“Es un clásico de la AIC desde hace años negar con artilugios y análisis de agua ‘acomodados’ la triste realidad de la contaminación de nuestra fuente de vida”.

Comentarios


Los ríos están hipercontaminados