Los ríos superan su media histórica y afectan la producción regional

Se estima que hay más de 6.000 hectáreas dañadas por inundaciones o napas elevadas. El más comprometido es el caudal del Neuquén, que aumentó con las lluvias.

Los ríos superan su media histórica y afectan la producción regional Se estima que hay más de 6.000 hectáreas dañadas por inundaciones o napas elevadas. El más comprometido es el caudal del Neuquén, que aumentó con las lluvias. El mes pasado el caudal saliente de Arroyito fue importante. CIPOLLETTI (AC).- Los ríos están por encima de sus caudales medios y no tienen perspectivas de bajar en el corto plazo. Por el contrario, la tendencia es que marcarán registros más altos aún teniendo en cuenta las lluvias y la gran acumulación de nieve en cordillera. Esta situación ya está afectando a la producción regional. "Nuestra previsión es que los caudales se mantengan por encima de la media, quizás hasta diciembre", reconoció Fernando Losano, de la Secretaría operativa de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC). El panorama preocupa a los ribereños, tanto a pobladores como productores. Ya hay entre 6.000 y 7.000 hectáreas perjudicadas por las crecidas o las altas napas freáticas, según estimó el presidente de la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, Eduardo Artero. Se trata nada menos que del 10 por ciento de la superficie productiva de la región El aumento de los caudales se da justo a pocas semanas de que comience la temporada de riego, hecho que ocasionará seguramente mayores filtraciones en los canales y por ende daños en las plantaciones de peras y manzanas que se encuentran próximas a la costa. De todos modos, no todas las zonas productivas padecen esta situación de la misma manera. El problema más crítico ahora se presenta con el río Neuquén, que no sólo tiene un caudal mayor al del año pasado para esta época sino incluso muchísimo más elevado que el de la media histórica. En julio superó los 600 metros cúbicos (646 precisamente), cuando lo habitual era que tuviera alrededor de 357 metros cúbicos. El Limay y el Collón Cura están altos, pero no llegan a ser tan significativos. "Llovió más en el Neuquén que en el Limay y el Collón Cura y las acumulacione también son más importantes en la Cuenca del Neuquén", dijo Losano. Si sigue lloviendo en primavera, que es posible que ocurra, el panorama del Neuquén "puede ser medio comprometido", reconocen en la AIC. Hay que tener en cuent que ya hay una importante cantidad de nieve y que en este mes y el próximo seguirá la acumulación. Son dos meses clave para definir las erogaciones comprometidas -o no- aguas abajo. Primavera con probabilidad de lluvias y nieve. Dos ingredientes nada convenientes para quienes viven en zonas ribereñas. Si bien en la AIC dicen que no se debe generar alarma y que esto hay que tomarlo como "un pronóstico" se sabe que puede haber derrames importantes en los próximos meses. ¿En cuánto podrán estar los caudales en agosto? Estiman que el Negro se ubicará entre los 1.400 y 1.620 metros cúbicos por segundo, muy cerca de su límite máximo. El Neuquén, rondaría los 600 metros cúbicos, un valor importante para esta época (por encima de la media) y que genera inconvenientes a los ribereños. El Limay, estaría entre los 800 y 1.000 metros cúbicos. ¿La necesidad de generación influye en todo esto? En la AIC dicen que no. Que si bien en este momento "contribuye a la situación de generación porque el país la está necesitando, se da por la gran cantidad de agua acumulada". "Necesariamente se tiene que generar y se tiene que largar agua", afirman. El informe que se difundió ayer sobre el estado de los embalses marcaba que Los Barreales se encuentra en 30 centímetros por encima de la franja de atenuación de crecidas. Mientras que el máximo normal llega a 414.05 ayer estaba en 414.35 metros cúbicos. Piedra del Aguila y El Chocón no superaban la marca de atenuación. El primer embalse tenía 584,59 metros cúbicos, 1.46 metros cúbicos menos que su máximo normal; mientras que El Chocón estaba en 377.82 metros cúbicos, 20 centímetros por debajo de la franja de atenuación. Alicura registraba 701.94 metros cúbicos. La situación que se está viviendo, si bien por ahora no ha generado evacuaciones, es excepcional. Según las estadísticas de la AIC todos los ríos están por encima de valores medios, un comportamiento que comenzó a ser evidente en junio. El mes pasado la tendencia siguió. Se puede comprobar por ejemplo en los registros de los entrantes a los embalses, que el Limay, que para julio tiene una media de 356 metros cúbicos por segundo, llegó a 415 metros cúbicos; el Collón Cura, con 634, trepó este año a 892 metros cúbicos; y el Neuquén, el más sorprendente de todos, pasó de 357 metros cúbicos de su promedio a 646 metros cúbicos. Más alto que el año pasado CIPOLLETTI (AC).- Los caudales salientes del río Negro en julio fueron superiores a los niveles medios, incluso a los del año pasado, pero no llegaron a batir su propio récord. Hubo años en los que los metros cúbicos fueron más significativos, como en 1980. La media del Negro en julio marca 1.094 metros cúbicos. Este año, llegó a 1.551 metros cúbicos en el mismo mes. Fue una cifra elevada, que superó incluso al 2004 con sus 852 metros cúbicos. Más parecido al caso de este año fue el 2003, que tuvo 1.467 metros cúbicos. En 2002 fue menor. Los registros más elevados a los de 2005 se pueden ver en 1980 (2.112 metros cúbicos), 1.986 (1.681 metros cúbicos) y 2.001 (2.100 metros cúbicos). Sólo estos tres casos, desde 1978, son superiores a los de este año. El promedio del 2005 en julio superó también varios registros de la media esperada para agosto, que llega a 1.015 metros cúbicos. Preocupación de productores CIPOLLETTI y LUIS BELTRAN (AC y AVM).- El presidente de la Federación de Productores, Eduardo Artero, estima que hay entre 6.000 y 7.000 hectáreas productivas afectadas por las crecidas de los ríos. Algunas, en forma directa por las inundaciones; otras, por las napas freáticas altas. Artero dijo que en forma constante recibe inquietudes de parte de los productores que tienen sus propiedades próximas al río. Aseguró que ya ha realizado varios planteos ante la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) pero hasta ahora no ha tenido respuestas. "Se supone que la AIC está como ente regulador pero, ¿qué regula? No veo que regule nada", criticó el dirigente. Comentó que son miles las hectáreas afectadas por la crecida de los ríos todos los años y que, pese a los reclamos, no logran revertir la situación. "Es como la fruticultura: no se soluciona nunca el problema", enfatizó. "Acá nos siguen manejando desde Buenos Aires. Cammesa hace la demanda de energía y largan el agua sin pensar en los que están en la costa. Y la AIC, como agarra recursos de la generación de electricidad, hace la vista gorda", recriminó el productor cipoleño. Sin embargo, en la AIC aseguran que la mayor erogación se debe a las lluvias. Artero agregó que hay chacras afectadas en distintos lugares de la región, aunque las más críticas ahora son las que están en la costa del río Neuquén. En Valle Medio, no obstante, algunos productores mencionaron que ya han sido perjudicados por esta situación. También se quejaron porque "no hubo controles de parte de las entidades que deberían tomar cartas en el asunto".

CIPOLLETTI (AC).- Los ríos están por encima de sus caudales medios y no tienen perspectivas de bajar en el corto plazo. Por el contrario, la tendencia es que marcarán registros más altos aún teniendo en cuenta las lluvias y la gran acumulación de nieve en cordillera. Esta situación ya está afectando a la producción regional.

"Nuestra previsión es que los caudales se mantengan por encima de la media, quizás hasta diciembre", reconoció Fernando Losano, de la Secretaría operativa de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC).

El panorama preocupa a los ribereños, tanto a pobladores como productores. Ya hay entre 6.000 y 7.000 hectáreas perjudicadas por las crecidas o las altas napas freáticas, según estimó el presidente de la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, Eduardo Artero. Se trata nada menos que del 10 por ciento de la superficie productiva de la región

El aumento de los caudales se da justo a pocas semanas de que comience la temporada de riego, hecho que ocasionará seguramente mayores filtraciones en los canales y por ende daños en las plantaciones de peras y manzanas que se encuentran próximas a la costa.

De todos modos, no todas las zonas productivas padecen esta situación de la misma manera.

El problema más crítico ahora se presenta con el río Neuquén, que no sólo tiene un caudal mayor al del año pasado para esta época sino incluso muchísimo más elevado que el de la media histórica. En julio superó los 600 metros cúbicos (646 precisamente), cuando lo habitual era que tuviera alrededor de 357 metros cúbicos. El Limay y el Collón Cura están altos, pero no llegan a ser tan significativos.

"Llovió más en el Neuquén que en el Limay y el Collón Cura y las acumulacione también son más importantes en la Cuenca del Neuquén", dijo Losano.

Si sigue lloviendo en primavera, que es posible que ocurra, el panorama del Neuquén "puede ser medio comprometido", reconocen en la AIC.

Hay que tener en cuent que ya hay una importante cantidad de nieve y que en este mes y el próximo seguirá la acumulación. Son dos meses clave para definir las erogaciones comprometidas -o no- aguas abajo.

Primavera con probabilidad de lluvias y nieve. Dos ingredientes nada convenientes para quienes viven en zonas ribereñas. Si bien en la AIC dicen que no se debe generar alarma y que esto hay que tomarlo como "un pronóstico" se sabe que puede haber derrames importantes en los próximos meses.

¿En cuánto podrán estar los caudales en agosto? Estiman que el Negro se ubicará entre los 1.400 y 1.620 metros cúbicos por segundo, muy cerca de su límite máximo. El Neuquén, rondaría los 600 metros cúbicos, un valor importante para esta época (por encima de la media) y que genera inconvenientes a los ribereños. El Limay, estaría entre los 800 y 1.000 metros cúbicos.

¿La necesidad de generación influye en todo esto? En la AIC dicen que no. Que si bien en este momento "contribuye a la situación de generación porque el país la está necesitando, se da por la gran cantidad de agua acumulada". "Necesariamente se tiene que generar y se tiene que largar agua", afirman.

El informe que se difundió ayer sobre el estado de los embalses marcaba que Los Barreales se encuentra en 30 centímetros por encima de la franja de atenuación de crecidas. Mientras que el máximo normal llega a 414.05 ayer estaba en 414.35 metros cúbicos.

Piedra del Aguila y El Chocón no superaban la marca de atenuación. El primer embalse tenía 584,59 metros cúbicos, 1.46 metros cúbicos menos que su máximo normal; mientras que El Chocón estaba en 377.82 metros cúbicos, 20 centímetros por debajo de la franja de atenuación. Alicura registraba 701.94 metros cúbicos.

La situación que se está viviendo, si bien por ahora no ha generado evacuaciones, es excepcional.

Según las estadísticas de la AIC todos los ríos están por encima de valores medios, un comportamiento que comenzó a ser evidente en junio.

El mes pasado la tendencia siguió. Se puede comprobar por ejemplo en los registros de los entrantes a los embalses, que el Limay, que para julio tiene una media de 356 metros cúbicos por segundo, llegó a 415 metros cúbicos; el Collón Cura, con 634, trepó este año a 892 metros cúbicos; y el Neuquén, el más sorprendente de todos, pasó de 357 metros cúbicos de su promedio a 646 metros cúbicos.

Más alto que el año pasado

CIPOLLETTI (AC).- Los caudales salientes del río Negro en julio fueron superiores a los niveles medios, incluso a los del año pasado, pero no llegaron a batir su propio récord. Hubo años en los que los metros cúbicos fueron más significativos, como en 1980.

La media del Negro en julio marca 1.094 metros cúbicos. Este año, llegó a 1.551 metros cúbicos en el mismo mes. Fue una cifra elevada, que superó incluso al 2004 con sus 852 metros cúbicos. Más parecido al caso de este año fue el 2003, que tuvo 1.467 metros cúbicos. En 2002 fue menor.

Los registros más elevados a los de 2005 se pueden ver en 1980 (2.112 metros cúbicos), 1.986 (1.681 metros cúbicos) y 2.001 (2.100 metros cúbicos). Sólo estos tres casos, desde 1978, son superiores a los de este año. El promedio del 2005 en julio superó también varios registros de la media esperada para agosto, que llega a 1.015 metros cúbicos.

Preocupación de productores

CIPOLLETTI y LUIS BELTRAN (AC y AVM).- El presidente de la Federación de Productores, Eduardo Artero, estima que hay entre 6.000 y 7.000 hectáreas productivas afectadas por las crecidas de los ríos. Algunas, en forma directa por las inundaciones; otras, por las napas freáticas altas.

Artero dijo que en forma constante recibe inquietudes de parte de los productores que tienen sus propiedades próximas al río. Aseguró que ya ha realizado varios planteos ante la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) pero hasta ahora no ha tenido respuestas.

"Se supone que la AIC está como ente regulador pero, ¿qué regula? No veo que regule nada", criticó el dirigente.

Comentó que son miles las hectáreas afectadas por la crecida de los ríos todos los años y que, pese a los reclamos, no logran revertir la situación. "Es como la fruticultura: no se soluciona nunca el problema", enfatizó.

"Acá nos siguen manejando desde Buenos Aires. Cammesa hace la demanda de energía y largan el agua sin pensar en los que están en la costa. Y la AIC, como agarra recursos de la generación de electricidad, hace la vista gorda", recriminó el productor cipoleño. Sin embargo, en la AIC aseguran que la mayor erogación se debe a las lluvias.

Artero agregó que hay chacras afectadas en distintos lugares de la región, aunque las más críticas ahora son las que están en la costa del río Neuquén.

En Valle Medio, no obstante, algunos productores mencionaron que ya han sido perjudicados por esta situación. También se quejaron porque "no hubo controles de parte de las entidades que deberían tomar cartas en el asunto".


Comentarios


Los ríos superan su media histórica y afectan la producción regional