Los ríos traen un 70% menos de agua y podría complicarse el riego

El organismo lanzó un plan preventivo para evitar complicaciones en las tomas de agua potable y en los puntos de volcado de residuos cloacales.



#

Aguas bajas en el balneario Río Grande. Desde hace varias semanas los cursos principales y los secundarios se encuentran en mínimos no registrados desde 1999. (Foto: matías subat )

Los ríos de la región padecen la peor sequía desde 1999. Las persistentes lluvias que hartaron a los habitantes del valle durante mayo pasado no tuvieron la misma presencia en la zona cordillerana, donde nacen los cauces que riegan y dotan de agua potable a Río Negro y Neuquén. Desde la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) creen que de no mejorar las condiciones “apenas” alcanzará el agua para llegar a marzo.

El titular de la AIC, Elías Sapag, anticipó que presentaron un plan que tiene cuatro puntos preventivos: horas de máquina para canalizar y asegurar las tomas de agua; bombas auxiliares para la captación en los ríos; la construcción de espigones y obras de defensa y controles ambientales a la salida de las plantas de tratamiento cloacal y en las bocas de captación.

“No existe en lo inmediato una situación de riesgo. Tenemos al Limay con 250 metros cúbicos por segundo (m3/seg) y al Neuquéncon 65 m3/seg. Sí, es cierto que existe un déficit porque al Limay le sacamos 250 m3/seg y le entran apenas 100 m3”, explicó Sapag.

Desde la AIC indicaron que actualmente las cuencas de la región está en un 30% de la media que suelen tener para esta época. Si bien las nevadas ayudarán cuando se produzcan los deshielos de primavera, esperaban que el clima acompañara con algunas lluvias en la zona de cordillera y así reforzar los caudales ante nuevas eventualidades.

“Nos estamos preparando para el 20 de agosto, cuando necesitamos -principalmente desde el Neuquén- largar el agua para el riego del Alto Valle. Tenemos un compromiso de Cammesa para mantener los niveles en el complejo hidroeléctrico Cerros Colorados”, explicó Sapag.

Aseguró que principalmente se están padeciendo las concecuencias de un año “seco”. “Mientras no tengamos un año extraseco estaremos en condiciones de poder garantizar el abastecimiento”, dijo. Sin embargo reconoció que hubo mayor generación eléctrica, por lo que se turbinó más agua y esto casó bajantes en los embalses.

Ríos bajos y zonas secas

El aspecto de los ríos por estas horas despierta la indignación de muchos valletanos. Desde la AIC aseguran que ya no se verán mayores bajantes. S

in embargo, existen riesgos que necesitan ser minimizados. Las tomas de agua potable son una de ellas. Sapag confirmó que pidieron a la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación 1.000 horas m aquinas para Río Negro e idéntica cantidad para Neuquén. Buscan garantizar los movimientos de suelos y las obras necesarias para que las tomas de agua, los puntos de descargas de arroyos y las plantas de tratamiento clocal tengan caudal para funcionar.

Los números

“Mientras no tengamos un año extraseco, estaremos en condiciones de poder garantizar el abastecimiento”,

señaló el titular de la AIC, Elías Sapag. Anunció un plan de contingencia.

Datos

9 metros
por debajo del nivel que tenía el año pasado muestra el embalse de Piedra del Aguila. El Chocón está 3 metros abajo.
250 m3/seg
es el caudal del río Limay. En el Neuquén se mantiene en 65 m3/seg porque se embalsa agua para generación.
“Mientras no tengamos un año extraseco, estaremos en condiciones de poder garantizar el abastecimiento”,

Comentarios


Los ríos traen un 70% menos de agua y podría complicarse el riego