“Los Schoklender están acorralados”

El abogado de la hija de Bonafini dijo que las pruebas “son demoledoras”



BUENOS AIRES. Omar Dib, abogado de María Alejandra Bonafini, hija de la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, dijo ayer que los hermanos Sergio y Pablo Schoklender, acusados de desvío de fondos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, están “acorralados por una situación procesal asfixiante”, ya que “el plexo comprobatorio hasta ahora reunido es demoledor”. Además, el abogado advirtió que hay “algunos discursos periodísticos sin ningún respaldo material” contra su clienta, por lo que anunció que “esos periodistas también tendrán que asumir su responsabilidad en los estrados judiciales por tales conductas injuriantes”. No obstante, Bonafini hija está imputada en el caso y la Justicia considera en principio que sería “miembro de una asociación ilícita”. En tanto, Sergio Schoklender está acusado de ser “jefe” de esa supuesta organización, mientras su hermano Pablo y el contador Alejandro Gotkin son considerados “organizadores” por la Justicia. Los tres están detenidos en el penal de Ezeiza. “El plexo comprobatorio hasta ahora reunido es demoledor en el sentido de señalar la responsabilidad penal de los Sres. Schoklender -entre otros- en cuanto a los ilegalismos que se les enrostran. Es por eso que sus trasnochadas declaraciones no se dirigen a sus interlocutores naturales en el proceso sino a ciertos periodistas”, sostuvo el abogado a través de un comunicado remitido a DyN. Agregó que “acorralados por una situación procesal asfixiante, y en la vana esperanza de superar tal situación lapidatoria”, los Schoklender “vertebran discursos falaces que luego son reforzados tendenciosamente por ciertos periodistas con el objetivo de presionar mediáticamente sobre la causa”. Sergio Schoklender declaró el miércoles pasado que Alejandra Bonafini era quien gestionaba los subsidios para la Fundación Madres de Plaza de Mayo a través de su cargo en la Ministerio de Desarrollo Social bonaerense, lo que la mujer desmintió ayer en su indagatoria. En tanto, ambos hermanos declararon que Hebe de Bonafini era quien tomaba las decisiones en la Fundación y negaron haber desviado fondos de la entidad destinados a la construcción de viviendas sociales. Dib señaló que Alejandra Bonafini dio ante el juez Norberto Oyarbide una “extensa y nutrida declaración” y su posición en la causa “es absolutamente clara y sólida”, por lo que “su conducta ha sido y es por completo irreprochable; máxime en sede penal”. Además, consideró que la hija de Hebe “desde hace meses viene soportando algunos discursos periodísticos sin ningún respaldo material” que en algunos casos son “decididamente agraviantes e insanablemente crueles”, por lo que “esos periodistas también tendrán que asumir su responsabilidad en los estrados judiciales por tales conductas injuriantes”. (DyN)


Comentarios


“Los Schoklender están acorralados”