Los servicios, fortaleza y debilidad

Al cotejar la composición del PBI nacional con la del PBI local, surge como primera referencia el peso diferente que tiene en cada caso el sector productor de servicios.

En toda la Argentina (según la información difundida por el INDEC) la producción de bienes representa el 40,69% mientras que los servicios aportan otro 51,72%. El resto son impuestos.

Bariloche, en cambio, muestra una participación del sector servicios del 71,01%, y la producción de bienes contribuye al PBI apenas con el 18,01%, siempre con impuestos al margen.

Para el CER, esa caracterización de Bariloche como ciudad prestadora de servicios "tiene ventajas y desventajas". Señaló entre las primeras que los servicios "muestran, en general, mucho más dinamismo que la producción de bienes". Eso les reporta "mayor capacidad de adecuación y respuesta a las alteraciones que puedan generarse por factores exógenos a la ciudad", como cualquier modificación en el tipo de cambio o la política fiscal del gobierno central.

También observa que las actividades de servicios "requieren menores volúmenes de inversión" que la producción de manufacturas industriales, y permiten una recuperación inmediata de capital "porque su flujo de caja comienza de inmediato".

El CER advierte luego que en esas características están también las debilidades de las empresas de servicios, ya que "son concebidas pensando sólo en los períodos inmediatos", mientras que la producción de bienes en general trabaja sobre el mediano y largo plazo.

Ese rasgo convierte a los proyectos relacionados con actividades de servicio en más "inestables" y los puestos de trabajo que crea "están mucho más expuestos a la precariedad y la extinción". El informe concluye entonces que Bariloche debería buscar un mayor equilibrio, en el que la producción "adquiera mayor peso específico". (AB)


Comentarios


Los servicios, fortaleza y debilidad