Los siete gobernadores que visitaron al ex presidente





Siete gobernadores justicialistas de las llamadas «provincias chicas», se reunieron ayer en esta ciudad, y decidieron visitar a Carlos Menem.

El único disidente de los integrantes del llamado Frente Federal Solidario fue el santacruceño, Néstor Kirchner, quién desligándose de la decisión mayoritaria optó por concurrir a una manifestación de los trabajadores de Aerolíneas Argentinas.

Pero en lo que todos coincidieron, fue en lanzar duras críticas hacia Carlos Ruckauf: «Fue vicepresidente en casi toda la gestión de Menem y ahora huye del barco, no tiene vergüenza», deslizó puertas adentro uno de los participantes del encuentro.

Con pequeños matices, los mandatarios que se solidarizaron con Menem argumentaron que la cuestión judicial por la causa de las armas por la que el político riojano está detenido es una «persecución política». Fueron ellos, el pampeano Rubén Marín, el salteño Juan Carlos Romero, el mandatario puntano Adolfo Rodríguez Sáa, el formoseño Guido Insfrán, su par jujeño Eduardo Fellner, así como los vicegobernadores de Santiago del Estero y Tierra del Fuego y el anfitrión tucumano, Julio Miranda.

Por otra parte, tras la reunión se confirmó que Marín quedó a cargo de la titularidad interina del P.J.

Marín,calificó la detención de Menem de «una razón política y una grosería jurídica». y Romero sostuvo «mientras Menem esté detenido, el PJ no va a firmar ningún acuerdo con un gobierno con el que se hicieron muchos pactos y no cumplió ninguno. No se trata de un ataque personal a Menem, sino al conjunto del PJ.(ABA)

«Sería coherente que el juez llame a Cavallo»

El ex ministro de Defensa Oscar Camilión, procesado en la causa de venta ilegal de armas, consideró ayer que el ministro de Economía, Domingo Cavallo, no ha sido todavía citado a declarar por la Justicia porque «debe pesar» lo que calificó como «una preocupación de Estado».

Sin embargo, estimó que «sería coherente» que el juez federal Jorge Urso lo cite a Cavallo, por cuanto estuvo llamando «a todos los ministros que firmaron» los decretos de venta de armas, que fueron desviadas a Ecuador y a Croacia.

Para Camilión «una convocatoria de este tipo tendría implicaciones» presuntamente políticas, porque implicaría «una cuestión de Estado», dada la importancia que reviste el ministro en el actual esquema del poder político gubernamental.

Por otra parte, dijo que «de verdad no» creía que Carlos Menem, pudiera quedar detenido, aunque afirmó que cuando «los hechos comenzaron a orientarse de una manera que era realmente peligrosa para Menem», él percibió «ese riesgo bastante antes que sus colaboradores».

Camilión avaló implícitamente la hipótesis de la Justicia sobre la actuación de una banda delictiva al señalar que «una operación de esta envergadura tuvo que haberse hecho si había un grupo organizado detrás» y señaló que «esto no se podía armar simplemente por un funcionario de cualquier nivel». De todos modos, hizo hincapié en que «no quiero emplear la expresión técnica» del presunto delito de asociación ilícita, empleada por el juzgado federal número ocho, y sostuvo que «desde el punto de vista legal el cargo es discutible…». (DyN)

Foto: Mandatarios peronistas de las provincias chicas entran en la quinta-cárcel de Menem cantando la marcha peronista.


Comentarios


Seguí Leyendo

Los siete gobernadores que visitaron al ex presidente