Los sobrevivientes del vuelco fatal aún no declaran



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El juez que instruye la causa por el choque y vuelco del Dodge 1500 que ocasionó la muerte de un menor todavía no le tomó declaración a los sobrevivientes, pero ordenó varias pericias y tomó muestras de sangre para la determinación de la alcoholemia.

Trascendió que hallaron alcohol en la sangre de la víctima fatal, aunque no en qué porcentaje, y también circularon versiones sobre la presencia de una botella con cerveza dentro del auto que tripulaban los accidentados.

El episodio que investiga el juez de turno se produjo alrededor de las 7:30 del domingo en el kilómetro 18 de la avenida Exequiel Bustillo, cuando el Dodge 1500 amarillo que conducía en dirección al oeste Pablo Cañiú, de 19 años, se desplazó hacia el carril sur del la calzada e impactó de lleno contra el muro lateral de piedra de un puente alcantarilla.

El impacto motivó que el conductor destrozara con sus manos el volante del vehículo, y el motor se desplazó hacia atrás hasta la mitad trasera de la carrocería.

Cañiú sufrió la fractura de su maxilar superior derecho y múltiples golpes y lesiones graves en el cráneo como consecuencia del choque, y la menor Agustina Gallardo, de 12 años, hermana de Matías, resultó con lesiones diversas, pero no graves.

Otra acompañante, Adriana Navarrete, de 26 años, resultó con fractura del maxilar superior izquierdo, entre otras lesiones, y Gabriela Barría, también de 26 años, sufrió una fractura en su pierna izquierda.


Comentarios


Los sobrevivientes del vuelco fatal aún no declaran