Los sueños de Quilmes se ahogaron en La Paz





Después de San Pablo, Quilmes ya no volvió a ser el mismo. Anoche por la Copa, un fantasma e paseó por la noche paceña. Era el de un Quilmes que luchó contra The Strongest y su inesperado mal paso copero. Fue 1-2 y eliminación de una Libertadores que había generado muchas expectativas.

En un principio, poco fútbol y mucho cuidado. Ninguno de los dos equipos arriesgó demasiado, quizás esperando que el otro lo haga. Fue el local quien tomó cierta iniciativa de las acciones, a partir de la movilidad de Pablo Escobar y Pablo Cuba.

Por el lado de Quilmes, parado con un 4-4-2, Miguel Caneo se desprendió de la línea de volantes para ser el enlace entre los medios y los dos de arriba. Lo logró a medias: tuvo movilidad, pero no fue preciso.

A los 35, luego de que Coelho hiciera una gran jugada en el borde del área y le cometieran foul, Tufiño ejecutó el tiro libre y Pontiroli no pudo controlar. El conjunto boliviano se ponía 1-0, y se le abrían los espacios. Pero a los 44, Alayes marcó el empate tras rematar de derecha, al borde del área chica un gran centro ejecutado por Saavedra.

Las expectativas quilmeñas tropezaron duro apenas tres minutos después de iniciado el segundo tiempo cuando Leandro Desábato marcó en contra tras un rechazo con los puños que rebotó en el cuerpo del defensor.

A pesar de la súbita desventaja, Quilmes encontró chances claras de gol en los siguientes diez minutos del complemente, a partir de la cabeza de Caneo, las idas de Alayes en las pelotas detenidas y Bastianini y su ímpetu ofensivo. Pero paulatinamente Quilmes se fue desordenando defensivamente a partir de la pérdida de las marcas en el mediocampo. Así fue que The Strongest se apoderó del balón y tuvo chances claras para aumentar.

El marcador se mantuvo abierto hasta el final a partir del derrumbe defensivo de Quilmes. En ese panorama The Strongest -un muy discreto equipo- tuvo en los últimos veinte minutos de juego las más claras opciones para golear a Quilmes. (AR)


Comentarios


Los sueños de Quilmes se ahogaron en La Paz