Los tomeros del Limay temen perder sus trabajos

Sostienen que la del gobierno es una maniobra para privatizar.



NEUQUEN (AN) - Los tomeros de la zona del Limay denunciaron que el ofrecimiento que el gobierno hizo a los productores para que se hagan cargo del riego, incluso ofreciéndoles maquinarias y asesoramiento, es una maniobra encubierta para privatizar el servicio y que, de concretarse, significará para ellos la pérdida de la fuente de trabajo. Ayer, tras una fracasada reunión con las autoridades, hicieron pública su preocupación y atacaron al gobierno por desconocerlos en su tarea.

Los trabajadores, que están afiliados al gremio ATE, advirtieron que de producirse el traspaso del servicio a los productores, también se verán perjudicados los "parceleros", que son los pequeños chacareros, "ya que los que realmente pasarán a manejar el riego serán los grandes y los chicos terminarán endeudándose con la consiguiente pérdida de sus tierras y medio de vida", señalaron Miguel Peralta y Hugo Carballo, dirigentes del gremio estatal.

Alrededor de diez tomeros intentaron ayer entrevistarse con el director de Recursos Hídricos, Rubén Larrondo, para plantearle sus dudas por su futuro laboral y reclamarle un reconocimiento de adicionales en sus sueldos. Por este último punto semanas atrás hicieron un paro de actividades.

"No nos quiso recibir. Fue una total falta de respeto a los trabajadores, pero adujo que bajo presión no nos iba a atender", dijo Peralta respecto de la negativa de Larrondo a recibirlos.

El dirigente señaló que los afectados son alrededor de 30 trabajadores, quienes desarrollan sus actividades en zonas productivas de Arroyito, Senillosa, Plottier y esta capital. Pautaron, no obstante, una reunión para la semana venidera.

"Queríamos interiorizarnos de la iniciativa que anunciaron la semana pasada, en cuanto a concesionar el riego a los productores, más un crédito de 500.000 dólares. Porque por otro lado se niegan a otorgar un aumento de 174 pesos en concepto de horas extras y sólo ofrecen 60 pesos, con el argumento de que no hay plata", dijo Carballo.

Añadieron que el reclamo lo vienen planteando desde el año 2000, cuando les descontaron el adicional por riego y drenaje, que es comparable a una prolongación de jornada.


Comentarios


Los tomeros del Limay temen perder sus trabajos