Los turistas, entre la sorpresa y la aventura

Algunos debieron regresar por vía terrestre aunque llegaron en avión. Las excursiones fueron canceladas por lo que la opción fue recorrer el centro.



1
#

2
#

Los turistas este viernes cuando despejó salieron al Centro Cívico para disfrutar. Fotos: Chino Leiva

ERUPCIÓN DEL CALBUCO

La erupción del volcán Calbuco cambió estados de ánimo y alteró las vacaciones de cientos de turistas, que en su mayoría mostraron serena aceptación ante la necesidad de replantear itinerarios.

Algunos debieron renunciar al regreso por vía aérea y tramitaron pasajes en ómnibus, con ayuda de agencias y hoteles. Otros debieron pactar una noche más de alojamiento, que en varios casos les fue bonificada, según lo informado por la asociación hotelera.

José Colonna llegó a Bariloche con su hermano Ricardo y con las esposas de ambos, y no se mostró contrariado por el evento volcánico. “No pudimos hacer excursiones pero salimos a recorrer chocolaterías”, aseguró.

Ayer tenían previsto alquilar un auto para “hacer Circuito Chico”, ante la demora de las agencias en reestablecer ese servicio. Ricardo dijo que “el periodismo agranda todo”, al punto que sus familiares los llamaron preocupados desde Olivos (Buenos Aires) y debió contestarles con un mensaje de texto que mostró al cronista: “todo bien, no es como dice la tele. Besos para todos”.

Más impresionados resultaron Hugo y Patricia (de Martínez, San Isidro), a quienes la erupción los sorprendió en La Angostura. Ayer relataron en el Centro Cívico de Bariloche que vinieron por la ruta el jueves a la tarde en un auto alquilado y la pasaron “bastante mal”, porque los camiones los pasaban a alta velocidad y levantaban grandes nubes de ceniza.

Igual en la hostería les habían dicho que “lo de 2011 no tuvo nada que ver, fue muchísimo peor”. Hugo dijo que yaestaban tranquilos porque habían conseguido pasaje de regreso para ayer mismo a la tarde y quiso dejar en claro que, al margen, del riesgo volcánico “estos lagos y estas montañas son el paraíso”.

Algunos de los consultados repitieron la palabra “psicosis” para referirse a la reacción inmediata que les tocó observar el miércoles a la tarde, cuando la nube negra se acercaba con lentitud desde el Oeste y la gente atestó los supermercados y estaciones de servicio.

Gustavo y Kelly, una pareja de brasileños que viajaron a conocer Bariloche con su pequeña hija de 3 años admitieron que la experiencia del volcán no les resultó nada agradable. Menos aun al comprobar que la niña tuvo una afección respiratoria. También debieron atender numerosos llamados de familiares y amigos preocupados por la noticia.

En el hotel Edelweiss, María del Carmen y sus dos amigas (porteñas de Caballito y Palermo) también habían perdido el regreso aéreo y acordaron la vuelta en ómnibus, lo cual las retrasaría unas 48 horas. Pero no se hicieron mayor problema.

“No sabíamos de qué se trataba cuando vimos esa nube negra con una franja roja, hasta que nos dijeron que era un volcán -aseguró-. Nos quedamos en el hotel porque nos aconsejaron no salir, pero el panorama no es tan terrible. Es casi una aventura”.

Su amiga Cristina también prefirió desdramatizar: “ya habíamos hecho varias excursiones, conocimos Puerto Blest y Tronador. Cuando pasó lo del volcán aprovechamos para conocer la pileta del hotel, y a la noche nos pedimos un champagne”.

DeBariloche


Temas

Bariloche

Comentarios


Los turistas, entre la sorpresa y la aventura