Los u$s 600 millones que Kirchner sacó del país

Los envió cuando era gobernador de Santa Cruz.



BUENOS AIRES (ABA).- Del espinoso tema sólo se habló en un período corto en el otoño de 2003, durante la campaña por la segunda vuelta electoral – luego abortada- entre el actual presidente Néstor Kirchner y el renunciante al ballottage, Carlos Menem .

Por ese entonces el ex mandatario riojano repetía: “que vuelvan los 600 millones de Santa Cruz”.

La denuncia, lanzada al voleo, nunca encontró eco en la oposición en el último año, por lo cual nadie aportó datos ni presentó un pedido de informe concreto a nivel nacional. A tal punto llegó el hermetismo y la confusión, que hombres importantes de la actual administración, “pingüinos”, intentaron instalar la idea de que Kirchner como mandatario provincial defendió los fondos de reserva del desastre económico 2000-2001.

Paralelamente, nunca se dio una cifra exacta del dinero santacruceño colocado en el exterior, ni se precisó en qué banca extranjera está. Tampoco, por supuesto, hay información sobre los intereses y los intermediarios que participaron de la operación.

Casi en solitario, el senador nacional radical por Santa Cruz, Carlos Alfonso Prades, reclamó públicamente saber el destino de esos fondos, que debieron ser coparticipables en parte a los municipios de la provincia y tener – según le dijo a “Río Negro” – un propósito “de emprendimientos productivos y no especulativos”.

Lo cierto es que en 1992 Kirchner siguió el consejo del por esa época ministro de Economía, Domingo Cavallo, quien alentó a los mandatarios para que “invirtieran las regalías petroleras en capital y utilizaran la renta para reforzar los ingresos presupuestarios anuales”.

Ahora la polémica crece. Lo que comenzó siendo un tema netamente de un distrito, amenaza en convertirse en un complicado entuerto institucional.

Sergio Acevedo, actual gobernador y ex titular de la SIDE, prometió durante su gestión proselitista, repatriar los fondos en cuestión. Su razonamiento lógico apuntó al cambio de clima político. Pero hasta aquí se quedó en el amague y se desconoce contra quien o quienes chocó.

Santa Cruz, como el resto de las provincias petroleras, ganó un juicio por mala liquidación de regalías entre enero de 1980 y diciembre de 1990.

El 8 de abril de 1992, el Estado Nacional le reconoció una acreencia de más de 480 millones como primera compensación.

El 24 de noviembre del mismo año, le sumó un adicional de 150 millones, que al uno a uno vigente, totalizaban alrededor de 630 millones de dólares.

La provincia cobró parte en efectivo y parte en bonos. Una tajada de este capital lo invirtió luego como accionista de Repsol-YPF.

Los bonos emitidos al 2 de diciembre del '92 tenían un valor nominal de 3.200 millones a un plazo de 16 años

Sobre los títulos de la empresa petrolífera, el senador radical Carlos Prades destacó: “la provincia hizo un gran negocio, ya que compró acciones a 17 dólares por unidad y luego las vendió a 42 de la moneda estadounidense”.

Este es el único registro contable blanqueado por la administración de Santa Cruz. A partir de allí, el viaje del dinero entró en una zona oscura: no hay constancia del mismo en el presupuesto ni en ningún otro documento hecho público.

La hegemonía kirchnerista en Santa Cruz dificulta cualquier tipo de control parlamentario sobre estos fondos.

Varios pedidos de informe y de conformación de una comisión investigadora, fracasaron.

¿En que banco extranjero está la plata? Nadie puede contestar con certeza esta pregunta.

Sólo cabe reflejar algunos dichos contradictorios de los protagonistas.

“Se han lanzado distintas cifras. Acevedo dijo en su última declaración que habría en el exterior 502 millones de dólares. Pero cuando inauguró la sesión legislativa había dicho 507 millones de dólares”, enfatizó Prades .

En la campaña electoral nacional, el actual presidente y ex gobernador habló de 542 millones de dólares.

Se había señalado también que podían estar depositados en la Reserva Federal de Estados Unidos. Según la investigación del legislador denunciante “se comprobó que jamás ingresó ese dinero a dicha banca”.

“Estaría en dos bancos de Suiza y Luxemburgo por lo que he investigado”, agregó .

Hay otro interrogante sobre los mas de 600 millones de dólares: ¿cuánto se ganó o se perdió en las apuestas financieras?

Al '92, año que se colocó el dinero como inversión, regía la tasa Libor que llegó en ese entonces al 7%. Actualmente no llega al 2%.

Suponiendo lo peor, y rigiéndose por la tasa menor, la proyección a diez años es que debió generar un interés de 20 por ciento en dólares. “Por la salud de la República urge que el presidente aclare el monto y el destino de esa colocación de dinero”, reclamó el senador radical.

Son varios los comentarios sobre quién asesoró a Kirchner para “proteger” de esta manera las reservas. Todos, empero, confluyen en la excelente relación política que siempre tuvo como gobernador con el ex superministro Domingo Cavallo, a quien nunca alude a pesar de “demo

nizar” la década del 90 .

“A mí no me consta, pero escuché los comentarios. No me extrañaría …”, deslizó escueto el senador Prades

El denunciante solitario acaba de firmar un pedido de informes como senador nacional pidiéndole al gobernador Sergio Acevedo “la urgente repatriación y el esclarecimiento público sobre el monto de los fondos “.

Nota asociada: El papel de Cavallo

Nota asociada: El papel de Cavallo


Comentarios


Los u$s 600 millones que Kirchner sacó del país