Los ultras de Duhalde insisten en el "operativo clamor"

"La idea es arrinconarlo para que tenga que optar", dicen. "No espero entregarle la banda a Menem", sostuvo el presidente.



Duhalde y la gran incógnita: ¿me lanzo o no me lanzo?
El presidente Duhalde descartó ayer que vaya a dar marcha atrás en su decisión de no candidatearse para las próximas elecciones generales, pero el corazón del movimiento duhaldista insistirá con el "operativo clamor" que podría culminar en un nuevo Congreso partidario.

Si bien el propio Duhalde y algunos de sus ministros echaron por tierra con la estrategia desplegada el domingo en Olivos por legisladores e intendentes de convencer al Presidente para que se postule, dirigentes de pura cepa duhaldista redoblaron la apuesta.

"La idea es arrinconar a Duhalde para que tenga que aceptar", confió un importante operador del Presidente, y adelantó que, en tal sentido, piensan "armar un Congreso partidario para postularlo por aclamación".

Para sus más fieles seguidores, si el Presidente no acepta ser candidato en esas circunstancias sería "un irresponsable", ya que ellos creen que "Duhalde es una necesidad" o, al menos, eso pretenden que la gente sienta.

Desde sectores menos "fundamentalistas" del oficialismo, el razonamiento era más prudente: "la historia reciente del país demostró qué puede suceder con los jefe de Estado que deciden sólo en función de las sugerencias del pequeño entorno", dijo un vocero con fuerte llegada a Olivos.

Duhalde afirmó, de todas formas, que "jamás votaría a una persona que falta a su palabra de honor", en alusión a que ya dijo que renunciará a la Presidencia el 25 de mayo y que este año no se postulará a ningún cargo electivo.

"Voy a cumplir con mi compromiso porque realmente yo tengo un gran respeto por lo que es la palabra y la investidura presidencial", dijo.

De todos modos, Duhalde salió a hacer su juego con respecto a su archienemigo Carlos Menem. Dijo que espera no tener que entregarle la banda y consideró que un eventual triunfo del precandidato en los próximos comicios generales significaría "una quiebra de la sociedad".

El jefe de Estado también volvió a manifestarse en favor de no realizar comicios internos en el justicialismo, sino que el partido autorice a los "tres candidatos" con mayor intención de voto a participar de los comicios generales.

"No espero que suceda eso", afirmó Duhalde al ser consultado en un reportaje que publicó ayer el periódico español El País si se imagina entregándole la banda presidencial a Menem el 25 de mayo, fecha en que está prevista la asunción de un nuevo mandatario electo, aunque admitió que podría equivocarse.

Al respecto, Duhalde expresó que tiene "miedo a un quiebre de la sociedad", al refererise al escenario que se presentaría en la Argentina con un eventual triunfo del ex presidente Menem en los comicios generales convocados para el 27 de abril.

Duhalde precisó que él y Menem representan "dos visiones distintas de cómo se debe gobernar" y señaló que él cree "en el trabajo, porque he sido gobernador de la provincia más productiva de la Argentina", mientras que Menem "cree en una economía financiera, especulativa".

"Son diferencias serias pero no son la guerra", graficó.

En ese sentido, Duhalde agregó que Menem "estaba más de acuerdo con (el ex presidente Fernando) De la Rúa que conmigo", por lo que espera "que no suceda" el eventual pase de atributos de mando hacia el ex mandatario.

Por otra parte, el jefe de Estado se volvió a manifestar en contra de la realización de comicios internos en el PJ al entender que podrían registrarse las mismas dificultades que en la interna del radicalismo, donde aún no se conoció el resultado final de los comicios internos para la designación de su precandidato, producto de controversias y de denuncias de fraude.

"Creo que nos puede pasar como al radicalismo en esta elección. En las encuestas, los tres primeros favoritos son peronistas. ¿Cuál es el motivo para ir a una interna sangrienta entre ellos y no a una elección general autorizando a los tres candidatos?", señaló el mandatario.

En este marco, agregó que "es la gente la que va a votar, los justicialistas más los independientes, lo más democrático que puede haber". (DYN y Télam)

Un mensaje navideño optimista

El presidente Eduardo Duhalde reiteró anoche a los argentinos que "estamos saliendo de la recesión después de cuatro años" y que "lo peor de la crisis ya pasó", al tiempo que declaró que "si no he hecho más es porque verdaderamente no he podido".

En un breve mensaje transmitido por cadena oficial con motivos de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, Duhalde dijo que su gobierno logró estabilizar la economía y expresó su pedido a Dios para que "nos dé fuerza para consolidar la recuperación".

"Estamos terminando un año que comenzó lleno de incertidumbres y con mucho miedo al futuro. Vivimos momentos muy difíciles, pero hoy tenemos la certeza de que lo peor de la crisis ya pasó", enfatizó el jefe de Estado, al recordar la grave crisis que sacudía al país entre diciembre y enero pasado.

Duhalde destacó "que salimos de la anarquía recuperando la paz y preservando la democracia" y subrayó que "pudimos tenderle una mano a millones de hogares sin trabajo, estabilizamos la economía y después de cuatro años estamos saliendo de la recesión".

Desde el menemismo lo torean

El senador Eduardo Menem desafió ayer al sector que adhiere a Eduardo Duhalde y al presidente mismo a que "si quiere ser candidato, que lo diga y que salga a jugar", y al redoblar la apuesta lo exhortó: "que se anime y lo enfrente a Carlos Menem, si el gran objetivo de su vida es ganarle".

El legislador advirtió que lo que no tiene que hacer el jefe del Estado es "estar esquivando una confrontación electoral", ya que "es un acto de verdadera cobardía -dijo- que no quieran que se hagan las elecciones porque le tienen miedo a Carlos Menem".

Reiteró que ni Duhalde ni sus partidarios "quieren elecciones internas porque temen la victoria de Carlos Menem" y es "la obsesión que tienen".

Dijo que "tampoco es un secreto que gran parte de ese grupo, por no decir todos, quieren que el candidato sea Duhalde, como surge de las crónicas de la reunión de ayer en Olivos", en donde varios diputados e intendentes le pidieron al jefe del Estado que de marcha atrás con su decisión y sea candidato.

"Si quieren que sea candidato Duhalde, que lo digan y que salga Duhalde a jugar. El no tiene ninguna prohibición legal para ser candidato. Que se anime y que lo enfrente a Carlos Menem; si el gran objetivo de su vida es ganarle, no tiene por qué estar esquivando una confrontación".

La Iglesia critica la avidez por el poder

El titular del Episcopado, monseñor Eduardo Mirás, se quejó porque "parecería que la avidez por el poder fuera la única meta" de la dirigencia política y no la solución de "los problemas de la gente", y se preguntó cómo todo se puede reducir a "la lucha partidista".

"¿Cómo es posible que frente a problemas tan graves todo se reduzca a la lucha partidista?

Parecería que la avidez por el poder fuera la única meta y no la solución de los problemas de la gente", aseveró ayer Mirás. (Télam)


Comentarios


Los ultras de Duhalde insisten en el "operativo clamor"