Los usuarios de los balnearios exigen seguridad

Para los vecinos, la temporada aún no terminó. Los guardavidas piden continuidad en los contratos.



NEUQUEN (AN).- “Casi se me ahogó uno de mis chicos, y si no era por uno de los guardavidas contratados que vino a colaborar, no sé que pasaba”, dijo ayer una mujer de Villa Ceferino indignada por la reducción de la seguridad costera en los balnearios municipales.

Los vecinos que son habitué de los balnearios neuquinos criticaron la decisión del intendente Horacio Quiroga de “dar por finalizada” la temporada estival y reducir la seguridad en la ribera a una guardia mínima pese a que continúan las altas temperaturas. “La temporada debe terminar cuando la gente deja de necesitar el lugar y no cuando se le ocurre al intendente”, protestó una bañista.

Pese a que ayer la temperatura fue menor a los días de calor sofocante y que las fuertes ráfagas de viento no aconsejaban un buen pasar a la orilla del río Neuquén, después de las 15 los balnearios habilitados se llenaron de bañistas.

La municipalidad dio por terminada la temporada estival a partir del 1 de marzo, por lo que hasta el 18 se dispuso que la seguridad quedaría reducida de 39 guardavidas a 15. El gremio de guardavidas -en formación- exigió la continuidad de todos los contratados y ante la negativa del Ejecutivo, actualmente la seguridad en los tres balnearios esta a cargo de 9 guardavidas de planta permanente y 10 personas entre el personal de Defensa Civil y Prefectura.

Pero la mayoría de los bañistas consultados ayer -especialmente las madres con hijos chicos o adolescentes- opinaron que los guardavidas debía continuar hasta que bajara el calor o se dejaran de utilizar los balnearios. Desde el municipio se informó ayer que no hubo incidentes en las zonas autorizados, sin embargo “Río Negro” constató al menos dos situaciones: uno alrededor de las 15,30 en Río Grande y otro en Gatica.

Yolanda Ramírez dijo que su hijo de 13 años sufrió un calambre mientras cruzaba desde la orilla hacia los espigones en la zona de Río Grande, y se empezó a ahogar. “Si no estaba uno de los guardavidas contratados, mi chico se podría haber ahogado, es una barbaridad esto que hace el intendente”, se quejó.

Explicó que el guardavidas que salvó a su hijo es uno de los contratados que ayer se acercó “a colaborar” con sus compañeros ante a drástica reducción de personal dispuesto por la comuna. El joven sólo dijo que su contrato había terminado el 28 de febrero y que ayer se había acercado a ayudar a sus compañeros, pero no pudo decir más porque un agente del área de deportes se instaló a su lado e indisimuladamente condicionó el diálogo.

“Es verdad que también hay personal de Defensa Civil, pero ellos no están capacitados como los guardavidas; creo que este es el primer intendente que abre y cierra la temporada cuando se le ocurre”, agregó María Rodríguez, cuyo hijo acompañaba al de Ramírez en el momento del incidente.

Mientras, en Gatica uno de los integrantes del cuerpo de Defensa Civil sacó a una niña de las aguas. Aunque el rescate resultó exitoso, la preocupación entre los agentes fue notoria. “Hacemos lo que se puede, pero no queremos que nos toque otro caso, qué pasa si se nos ahoga alguien; no somos guardavidas”, se quejaron en voz baja.

El director general de Deportes, Turismo y Recreación, Jorge Abayian, culpó a los guardavidas de no respetar el acuerdo al que habían arribado a principios de la temporada, cuando se definió que a partir del 28 de febrero los contratos se iban a reducir de 39 a 15 guardavidas debido a la merma de afluencia de bañistas a las playas a partir del inicio del ciclo escolar. “Igualmente la guardia la hacemos a través de gente de defensa civil, prefectura, guardavidas de planta permanente”, concluyó.

Recurso de amparo para que los recontraten

El Sindicato en formación de Guardavidas del Neuquén analiza la presentación de un recurso de amparo en contra la municipalidad por considerar que las medidas dispuestas por la comuna no garantizan la seguridad de los bañistas. El sindicato a nivel nacional recalará hoy en Neuquén para encabezar la acción gremial.

Pablo Mendez, el encargado de prensa de la comisión normalizadora del Sindicato de Guardavidas, explicó que los 9 guardavidas que integran la planta permanente “no son suficientes” para garantizar la seguridad de 20.000 bañistas los fin de semana, en tanto aseguró que el personal de Defensa Civil que los acompaña “no están capacitados para esta tarea específica”, aseguró. Mendez dijo que el sábado un grupo de contratados mantuvo una reunión informal con el intendente Horacio Quiroga y como toda respuesta el jefe comunal aseguró que delegaría la situación al área que correspondiera, al tiempo que les advirtió que no contaba con más presupuesto para continuar con todas las contrataciones exigidas.

Méndez informó que el sindicato argentino de guardavidas (Sugara) a nivel nacional recalará hoy en la ciudad, se empapará en la situación y presentará un recurso de amparo en representación de los guardavidas locales ya que la agrupación de los neuquinos aún está en formación.

“Hace 40 días que fundamos el sindicato para defender nuestros derechos laborales; la asociación de Guardavidas -que es la otra entidad que agrupa al sector- tiene otros fines sociales, fue precisamente el malestar laboral lo que nos llevó a la formación del sindicato, porque a ellos les cerraban la puerta en la cara”, dijo Mendez.

También hubo planteos ante los bloques de concejales del Deliberante neuquino “para que intercedan ante el municipio y garanticen la seguridad en los balnearios”. (AN)


Comentarios


Los usuarios de los balnearios exigen seguridad