Los usurpadores rechazaron la oferta del gobierno

La propuesta consistía en asignarles lotes en el predio, en el barrio y en la meseta. Exigen que los relocalicen en Confluencia y proponen que les compren tierras.

NEUQUÉN (AN) - La propuesta oficial consensuada entre el municipio y la provincia para garantizar un terreno a cada familia que participa de la toma del barrio Confluencia, fue rechazada ayer por sus ocupantes. "Quieren mandarnos a unos a la barda y a otros al lado de la cloaca", dijeron para fundamentar el rechazo.

Si bien el encuentro tuvo momentos de tensión, las partes volverán a reunirse el martes cuando se espera que los ocupantes presenten una nueva alternativa.

La reunión contó con la particularidad de que mientras el ministro de Gobierno, Jorge Tobares, el secretario de Coordinación e Infraestructura municipal, Marcelo Gamarra, y varios funcionarios más aguardaban dentro del Obispado, los integrantes de la toma, acompañados por dirigentes de la cooperativa 127 Hectáreas La Sirena y del Movimiento por un Techo Digno (MTD), realizaron una manifestación frente a la sede eclesiástica.

Aún cuando hubo momentos de tensión, como cuando se reclamó a los delegados que presenten los números de DNI de las familias que conformarían la toma, los ocupantes aseguraron que "nos vamos satisfechos porque el diálogo sigue abierto y nos garantizaron que la policía no volverá a intervenir en el lugar".

La propuesta del municipio y la provincia consiste en permitir la radicación de 33 familias en una parte del predio tomado, relocalizar a otras 30 en uno lindero a la planta de tratamiento de líquidos cloacales Tronador y emplazar a las 26 restantes entre Cuenca XV y Cuenca XVI.

"Rechazamos eso de entrada porque de ninguna manera vamos a aceptar que nos manden al lado de esa planta, está más que probado los problemas de salud que ocasiona", aseguró Andrés Poblete, el delegado de la toma.

Indicó que "podemos aceptar una relocalización en el mismo barrio, pero no ahí ni en la barda".

Agregó que "tenemos una propuesta que vamos a presentarles el martes que viene, porque hay gente que está dispuesta a vender tierras, chacras, en esa zona para que se haga un loteo".

En el encuentro los pedidos de las autoridades municipales y provinciales fueron varios ya que por un lado se solicitó que la respuesta a la propuesta sea por escrito y se advirtió que como condición para la entrega de uno de los lotes los beneficiarios deberán tener un mínimo de cinco años de residencia en el barrio.

Los ocupantes, por su parte, advirtieron que "estamos preocupados porque sentimos que la Policía nos persigue a donde vayamos, nos tienen fichados y andamos con miedo hasta los que van a trabajar".

Los delgados de la toma recordaron las agresiones recibidas por Juan Lillo el lunes pasado, quien debió ser operado porque una costilla le perforó un pulmón.

Sobre el estado del joven señalaron que "está un poco mejor, puede hablar un poco y ya trata de caminar".


Comentarios


Los usurpadores rechazaron la oferta del gobierno