Los vecinos del Ñireco siguen esperando el traslado



#

La comuna barilochense espera la aprobación de una mensura para construir viviendas sociales.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El municipio ya pagó las dos primera cuotas de las tierras que adquirió para trasladar a los vecinos de la barda del Ñireco, que viven en riesgo pero no puede escriturar a su nombre las parcelas porque falta la aprobación de la mensura.

El detalle no es menor porque la urbanización que se realizará con fondos de la Nación depende de la inscripción dominial del inmueble en favor de la municipalidad.

El asesor Legal, Manuel Vázquez, confirmó la información a este diario y estimó que la mensura quedará aprobada en algo más de un mes. “Está todo presentado en Catastro y no hay ninguna observación; ahora falta que lo apruebe y realice las inscripciones en el registro para avanzar con la escrituración” señaló el funcionario.

Los tiempos señalados por Vázquez contradicen las previsiones del subsecretario de Planeamiento, Raúl Ferrari, que pretendía licitar las obras urbanísticas del sector en setiembre.

Así, el municipio perdería un tiempo vital para la construcción de las viviendas y las familias que permanecen en la barda tendían que enfrentar otro invierno en esa zona de riesgo.

Las dos primeras cuotas de la compra pactada con el abogado José Martínez Pérez se saldaron recientemente mediante la resolución 3251-I-2006, pese a que el contrato suscripto preveía la cancelación entre el 15 y el 20 de julio pasados.

La resolución, suscripta por el intendente Alberto Icare y el secretario de Hacienda, reconoce que “por razones de diversa índole se ha demorado la suscripción del convenio” y destina 96.774 dólares al pago de las cuotas vencidas. La compra directa de 17 hectáreas en el este de la ciudad fue aprobada por el CD el 22 de junio pasado, en razón de la emergencia habitacional. La operación fue pactada en 510.000 dólares, financiados en seis cuotas.

La presión ejercida para la aprobación de la ordenanza y las declaraciones públicas que anunciaban la operación como la única solución inmediata al problema de la barda del Ñireco generaron fuerte expectativa entre los vecinos sujetos a traslado.

El propio Icare alimentó esa ilusión cuando exhortó a los concejales para que tratarán con celeridad el proyecto. En mayo pasado el mandatario recordó a los ediles que “la situación de la Barda del Ñireco se sigue deteriorando” y que las familias debían ser relocalizadas con urgencia”.


Comentarios


Los vecinos del Ñireco siguen esperando el traslado