La proliferación de vehículos por la playa no tiene fin en El Cóndor

Durante el fin de semana cuatriciclos y 4x4 transitaron por diferentes sectores de las playas. No hay controles y el peligro sigue latente.





Este fin de semana se repitió una postal que complica a muchos veraneantes que llegan a las playas de El Cóndor a pasar un agradable momento. Es que volvieron a proliferar por la zona de playas, y entre sombrillas, los cuatriciclos; y asimismo se observaron varias 4×4 en sectores no autorizados.

Hace unos días DeViedma realizó un relevamiento sobre la falta de control de cuatriciclos y camionetas que genera una gran preocupación, sobre todo en las familias. Es que los niños y niñas disfrutan jugando a orillas del mar, y estos vehículos representan una amenaza constante.

Foto tomada por un lector el domingo 8 de enero.

A la presencia peligrosa de estos vehículos fue notoria la ausencia de inspectores municipales que pudieran concientizar a los tripulantes de esos rodados de que no es conveniente circular por zonas prohibidas.

En el municipio de Viedma está vigente la ordenanza N° 5.231 que autoriza a estos vehículos el acceso hasta la playa conocida como bajada de “Picoto”, y habilita los accesos hacia el Norte en el sector de Playa Central y las bajadas “Cailotto” y “Erica”, pero éstos son exclusivamente para dirigirse a las zonas de estacionamiento.

Por lo tanto está vedada la circulación por las playas entre un estacionamiento y otro, aunque en estos días, los propietarios de vehículos lo incumplen generando cierta inseguridad sobre la línea de marea donde hay familias con sombrillas.


En la villa marítima viedmense resulta notoria la falta de supervisión del funcionamiento de los vehículos por las playas de El Cóndor, incluso de los cuatriciclos cuando al mando hay menores.

Varias personas se quejaron y registraron los momentos, donde cuatriciclos y camionetas transitan sobre la arena en lugares que está prohibido. Además del peligro ante la gran cantidad de niños y niñas que juegan a orillas del mar.

Desde hace años, y en estos días, hay proliferación de estos vehículos por otras zonas de playas, transitando entre medio de la gente. Por momentos parece tierra de nadie, no hay controles y ni siquiera sanciones a los que transgreden a la ordenanza 5.231, que hace referencia a las limitaciones existentes para el movimiento de autos, camionetas, cuatriciclos y motos.

Esa ordenanza autoriza el acceso hasta la playa conocida como bajada de “Picoto”, y habilita los accesos hacia el Norte en el sector de Playa Central y las bajadas “Cailotto” y “Erica” pero éstos son exclusivamente para dirigirse a las zonas de estacionamiento.

Por lo tanto está vedada la circulación por las playas entre un estacionamiento y otro, aunque en estos días, los propietarios de vehículos lo incumplen generando cierta inseguridad sobre la línea de marea donde hay familias con sombrillas.

DeViedma realizó una recorrida por las playas donde registró camionetas, jeep y cuatriciclos transitando por las zonas de playas donde el tránsito no está permitido. Además, no hay controles y tampoco sanciones para los que incumplen con la ordenanza.

Además, en la villa marítima viedmense creció el número de cuatriciclos, incluso al mando de menores.

La situación se repite cada verano, cuando la afluencia de las familias es mayor en las playas. Vehículos transitando entre las sombrillas, mientras los padres tratan de frenar los momentos de recreación de sus hijos para dejar pasar al vehículo y evitar la tragedia. Una situación que está fuera de control en las playas de El Cóndor.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La proliferación de vehículos por la playa no tiene fin en El Cóndor