Los vuelos de la muerte y “La Escuelita”

“Mis hijos se están enterando qué pasó con su padre, nunca les dije todo lo que les estoy contando ahora”, testimonió Adriana Alvarez ante tribunal durante una nueva audiencia del juicio La Escuelita IV.



#

Los hijos de Adriana Alvarez, “Benjo” y “Marilí”, escucharon el testimonio de su madre.(Foto: Mauro Pérez )

“Lo tiraron vivo al mar, en un vuelo a Mar del Plata”, dijo Adriana Alvarez, la ex mujer de Juan Mateo Nieto, desaparecido en junio de 1978 luego de ser secuestrado en Roca, donde permanecía “guardado” por su militancia política en Punta Alta y La Plata vinculada al Partido Socialista Popular.

Nieto tenía 24 años cuando fue secuestrado y su mujer 21. Cuando Nieto desapareció estaba embarazada de ocho meses de María Liliana, una joven que ahora cuenta con 37 años y que llegó esta semana desde Estados Unidos sólo para presenciar el juicio en el que ventiló la desaparición de su padre.

“Marilí” sabía que su padre era desaparecido y después de los 15 comenzó a preguntar, pero su abuelo, un suboficial de la Marina retirado, nunca pudo soportar la tristeza de su secuestro, por lo que buscó información donde pudo.

Accedió a documentación de Inteligencia (del archivo de la Comisión provincial de la Memoria) sobre los seguimientos que le hacían a sus padres y lo aportó al tribunal neuquino. “Hubo una comunicación telefónica de mi padre, el llamado venía de Mar del Plata”, declaró.

“Mis hijos se están enterando qué pasó con su padre, nunca les dije todo lo que les estoy contando ahora”, testimonió Adriana Alvarez al tribunal, mientras sus hijos “Benjo”, de 40 años, y “Marilí”, de 37, escuchaban junto al público de la audiencia.

Describió que Nieto trabajaba de gasista en Roca y seguía activo en el partido socialista popular -de orientación guevarista- como “segundo en el movimiento intelectual” y que aún en Roca recibía información del partido en casa de su tío Jorge Birlis, en Punta Alta.

Nieto estudió abogacía hasta que en Bahía “cerraron parte de la facultad y se fue a Roca”, explicó su madre Leticia Birlis. El 8 de junio de 1978 Juan Nieto salió a cobrar un dinero después de trabajar y no regresó.


Temas

Neuquén

Comentarios


Los vuelos de la muerte y “La Escuelita”