Lugo quiere a Paraguay en la "ola progresista", con perfil propio

El favorito para las presidenciales se distanció de Chávez. Dijo que no teme un fraude y defendió la reforma agraria.

#

El ex obispo y favorito cerró el jueves por la noche su campaña electoral.

ASUNCIÓN (AFP) - Paraguay, donde ya comenzó la prohibición de propaganda y todos los candidatos cerraron sus campañas, está a menos de 48 horas de unas elecciones en las que la izquierda tiene serias posibilidades de ganar e interrumpir seis décadas del Partido Colorado en el poder.

El ex obispo izquierdista Fernando Lugo, favorito de las encuestas, afirmó ayer que no teme a un posible fraude electoral, y que mañana va a ganar. Las últimas encuestas ubican primero a Lugo con 34% de las intenciones de voto, seguido por el ex general Lino Oviedo (29%) y la oficialista Blanca Ovelar (28,5%), ex ministra de Educación del actual presidente Nicanor Duarte.

Lugo, de la coalición Alianza Patriótica para el Cambio (APC), dijo además que bajo su gobierno Paraguay se integrará al mundo, evitará caer en la polarización regional, hará una reforma agraria respetando derechos adquiridos y renegociará el precio de la energía eléctrica que le vende a Brasil. "Yo no creo en eventuales escena

rios violentos. Estoy convencido de que el domingo va a ser una jornada tranquila" y que "vamos a ganar", declaró, en una conferencia de prensa en la que evitó asociar su imagen a la de alguno de los gobiernos izquierdistas de la región.

Lugo fue consultado en reiteradas oportunidades sobre si en caso de llegar al poder su gobierno se alistará en una izquierda al estilo de Hugo Chávez en Venezuela o Evo Morales en Bolivia, o aquellos más moderados como Brasil o Chile. "Si bien valoramos los procesos democráticos de los gobiernos progresistas de la región, cada vez estamos más convencidos de que Paraguay tiene que hacer su propio proceso. Hay elementos comunes en la región, desafíos comunes, pero también procesos diferenciados. Nosotros queremos hacer nuestro propio proceso, con una identidad propia'', sostuvo Lugo, de 58 años. "Paraguay no caerá en la polarización", sino que "mantendrá el justo equilibrio y su identidad", dijo.

"Queremos ser un país abierto al mundo y a los grandes desafíos de la modernidad, y esa es una de las tareas que nos tocará realizar después del domingo", afirmó. Interrogado sobre reforma agraria, dijo que "vamos a hacer una reforma agraria diseñada y negociada con todos los actores involucrados. No podemos hacer una reforma agraria que desemboque en procesos traumáticos ni violentos", afirmó.

El Partido Colorado arriesga interrumpir sus seis décadas de poder incluyendo los 35 años de dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989) en las elecciones.

El presidente Duarte insistió ayer en que hay "agitadores extranjeros" llegados a Paraguay para las elecciones, afirmando que ni el gobierno ni "ningún observador" puede "garantizar su comportamiento".

Por su parte, el general Oviedo dijo estar convencido de su triunfo . "He recorrido casi todos los pueblos y distritos del país y confío plenamente en nuestro triunfo", sostuvo Oviedo, candidato del partido Unión Nacional de Ciudadanos Eticos (Unace).

La OEA y organizaciones internacionales enviaron centenares de observadores, en una campaña plagada de golpes bajos y acusaciones de corrupción.


Comentarios


Lugo quiere a Paraguay en la «ola progresista», con perfil propio