El ejercicio: un pilar en los hábitos saludables

Además de comer sano, hay que moverse. No sólo por estética, principalmente por salud, ya que ayuda a bajar de peso, disminuir el estrés y a liberar tensiones.

03 sep 2018 - 00:00

Cuando hablamos de estilo de vida saludable, siempre hacemos hincapié en la alimentación, pero hay que tener en cuenta que hay otros dos pilares fundamentales, la actividad física y el control de las emociones.

La licenciada en nutrición Teresa Cóccaro (MN5705) explica que lo ideal es tratar de incorporar el ejercicio a la vida cotidiana, ya que mejora la calidad de vida y recomienda encontrar placer a través del movimiento pero sin caer en los excesos y en la obsesión.

La actividad física no sólo cumple una función estética, también es una herramienta para estar sanos ya que aumenta el colesterol bueno y disminuye el malo al liberar endorfinas, mejora el sueño, ayuda a mantener el peso, previene la osteoporosis y regula la glucemia.

Según la especialista, lo ideal es que cada uno se mueva cuándo, cómo y cuánto pueda, lo importante es salir del sedentarismo.

Para poder hacer un diagnóstico de cómo es el nivel de ejercicio que se realiza, sugiere la utilización de un cuenta pasos; un pequeño aparato (reloj; cinta; programa en el celular) que permita saber cuánto se camina en el día. Lo recomendable es hacer 10.000 pasos por día; ya que esa cantidad o su superación se asocian a la prevención de diabetes tipo 2 e hipertensión arterial.

Si una persona es sedentaria, es importante que se mueva en forma progresiva. Si no se dispone de un cuenta pasos, lo que se puede hacer es aumentar el movimiento a conciencia; es decir moverse un poco más cada día. Por ejemplo: subir y bajar escaleras, sacar a pasear el perro más veces al día, optar por caminar en vez de usar el auto. La idea es disfrutar del movimiento, sostenerlo en el tiempo y salir del sedentarismo pero sin caer en la obsesión o la trampa de usar la actividad física para compensar lo que se come.

Distintos tipos de ejercicios:
•Aeróbicos: ejercicios de intensidad moderada por un período largo de tiempo. Mejora la actividad cardiovascular (caminata).
•Anaeróbico: ejercicios de alta intensidad y corta duración. Aumentan la fuerza muscular. (Hit, crossFit o circuito).
•De fuerza: utilizan la resistencia e incrementan la masa muscular. (Pesas).
•De flexibilidad: son ejercicios de elongación, aumentan la movilidad corporal, contribuyen a la recuperación muscular. (Yoga, pilates)

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.