Machu Picchu, en peligro

La increíble cantidad de visitantes que el lugar recibe año a año está deteriorando lentamente las ruinas y el entorno natural.



MACHU PICCHU (AFP) – La legendaria ciudad del imperio Inca Machu Picchu, de renombre mundial, es anualmente invadida por 800.000 turistas y corre el riesgo de ser declarada Patrimonio de la humanidad en peligro por la Unesco si Perú no adopta medidas enérgicas para conservarla.

Hace 30 años, el visitante tomaba un taxi hacia Machu Picchu, a 2.570 metros de altura, donde un guardia indolente levantaba con pereza una barrera de bambú atada tan sólo por una cuerda y le abría las puertas para ingresar a la fabulosa ciudad sagrada. Actualmente, una boletería, un parking, vestuarios, tiendas, un hotel de lujo y un centenar de guías sustituyeron al vigilante del santuario y durante todo el día, columnas de turistas se cruzan por las viejas escaleras de piedras de cinco siglos de antigüedad.

Según el Instituto Nacional de Cultura (INC) más de 800.000 personas llegan anualmente en masa a la antigua ciudad Inca -declarada patrimonio mundial de la humanidad en 1983- con un promedio diario de 2.000 a 2.500 personas por día en un flujo constante de vehículos.

El sitio enclavado en los Andes, que fue descubierto casi por casualidad por el explorador estadounidense Hiram Bingham, en 1911, se deteriora también por las lluvias, la falta de drenaje y las construcciones de Aguas Calientes, localizadas a los pies de la montañ El ferrocarril, con vagones azules, hace la ruta entre Cuzco y Machu Picchu serpenteando por el valle de Urubamba. Cuando arriban, los turistas son abordados por vendedores ambulantes que circulan entre los andenes.

Por 350 dólares el tren de lujo conocido como “Hiram Bingham” el nombre del descubridor, permite recorrer los 130 km que la separan de la ciudad sagrada del Cuzco. En el 2000, la piedra sagrada Intiwanata, (ubicada donde se liga el sol) fue dañada por la caída de una grúa de un equipo de filmación que estaba rodando el comercial de una cerveza lo que provocó la ira de los medios peruanos, las ONG y los conservadores del lugar.

El antiguo santuario resulta irresistible también para las sectas de tendencias místicas, New Age, practicantes de ritos chamánicos, quienes afirman que Machu Picchu porta “energía vital”.

Ante las amenazas actuales, el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco ha multiplicado las advertencias indicando que “los problemas más importantes no han sido enfrentados”, y que “el estado de conservación y de gestión del lugar no ha mejorado significativamente” desde las misiones realizadas en 1999 y 2002.

La Unesco podría colocar en dos meses, durante la 29a comisión de la Unesco en Africa del Sur que se celebrará en junio, a Machu Picchu en la lista de patrimonio en peligro, una medida destinada a alertar a la comunidad internacional y de ayudar a los gobernadores a adoptar medidas correctivas.

El martes próximo, el gobierno peruano liderado por Alejandro Toledo debería dar a conocer su plan “maestro” destinado a proteger el lugar a una comisión de la Unesco que llegó para inspeccionar las ruinas incas.


Comentarios


Machu Picchu, en peligro