Macri confía en una “enorme corriente de inversión” de EE.UU.

Y que Obama le prometió ayudar a dejar la recesión.

#

Despedida. El presidente Barack Obama y su mujer Michelle, la noche del jueves en el aeropuerto de Ezeiza. Dejó una fuerte señal de apoyo a la nueva etapa en la Argentina.

TRAS LA VISITA DE OBAMA

AP

El balance del oficialismo era evidente mucho antes de que Barack Obama dejara el país: en palabras de Mauricio Macri, la visita del mandatario de los Estados Unidos fue un gran éxito y “superó todas las expectativas”. En una larga entrevista radial, el Presidente aseguró que Obama prometió colaborar de cualquier manera posible para que el país salga “de la recesión económica”. Es la primera vez que Macri usa ese término. De vuelta a la realidad, el Gobierno espera sancionar esta semana el proyecto para pagar a los holdouts convencido de que eso abrirá una puerta para la reactivación de la economía.

“Queremos que realmente Argentina salga de la recesión y vamos a hacer todo lo posible para ayudarlos”, dijo Macri que le manifestó el presidente Obama, cuando lo fue a despedir a Bariloche la noche del jueves. “Así que se viene una enorme corriente de inversión de Estados Unidos”, aseguró en la entrevista de ayer a Radio Mitre.

Obama visitó el país durante dos días en lo que significó un gran avance para la reactivación de las relaciones bilaterales, congeladas durante los años kirchneristas, fundamentalmente los del gobierno de Cristina Kirchner. En la conferencia de prensa conjunta en la Casa Rosada, luego de una reunión privada, Obama llamó a “reconstruir la confianza” y alabó los primeros días del gobierno macrista.

“Lo que no imaginé es que iba a ser tan elogioso de lo que hemos hecho en estos 100 días, eso superó todas las expectativas, realmente en privado y público fue muy halagador, alentándonos y diciendo que ‘estamos con ustedes’”, afirmó ayer el presidente.

En el Gobierno, que tiene como uno de sus objetivos principales la atracción de inversiones y el acceso a financiamiento externo, aseguran que la visita del presidente estadounidense ha abierto muchas puertas. “No cabe duda de que en los próximos dos años vamos a tener una corriente de inversión muy grande de Estados Unidos hacia la Argentina, como en energía no convencional, en renovables, en minería sustentable, turismo, petroquímica y software”, dijo Macri. Espera que lo mismo suceda desde Europa, con la que comenzó la reconstrucción de relaciones.

El proyecto para el pago de los fondos buitre que promueve el Poder Ejecutivo Nacional, que cuenta con media sanción en Diputados, obtuvo, en vísperas de la visita de Obama, dictamen favorable en el Senado y se espera su tratamiento en el recinto el miércoles. Según el acuerdo con los holdouts, el pago debe hacerse el 14 de abril, pero la justicia estadounidense analizará el fallo de Thomas Griesa y puede complicar la fecha (ver página 3). Como buena noticia, el gobierno de Obama pidió que se levanten las sanciones sobre la Argentina. Para el gobierno, el acuerdo es condición necesaria para la llegada de inversiones y la búsqueda de crédito internacional.

Fuera de conseguir la sanción del proyecto —y todo parece indicar que no habrá demasiados inconvenientes para el oficialismo en el Senado—, conseguir los 12.500 millones de dólares para pagar y salir de default, al Gobierno le inquieta la situación inflacionaria, principal preocupación de la población según las encuestas.

“Tenemos que hacer mucho en términos de deberes internos. Nosotros tenemos que ir bajando la inflación, tenemos que ir bajando el déficit fiscal”, dijo ayer Macri, que volvió a criticar la herencia kirchnerista: “Falta una toma de conciencia más profunda de la gravedad de lo heredado”. El oficialismo apuesta todas sus fichas a que la inflación, hoy alrededor del 4% según cálculos privados, baje en el segundo semestre del año.


Comentarios


Macri confía en una “enorme corriente de inversión” de EE.UU.