Macri salió a pedir «el apoyo final» y Kirchner ya se puso al frente para cruzarlo

El triunfador en primera trató de llevar calma al electorado porteño. Dijo que no hará "ninguna reforma extraterrestre" y alertó por ataques. El presidente salió a jugar duro y lo acusó de "estar con los delincuentes".

Mauricio Macri salió ayer a primera hora a pedirle «el apoyo final» a los porteños para alcanzar la jefatura de gobierno tras el ballottage y prometió que si gana en segunda vuelta no hará «ninguna reforma extraterrestre».

En un claro anticipo de lo que se vendrá de ahora en más hasta el ballottage del 24 del corriente, el presidente Kirchner salió a cruzar con dureza a quien podría convertirse en su gran rival político. Se puso así al frente de una campaña en la que su candidato, Filmus, brinda una imagen de debilidad ya que parece carecer de voz propia.

Kirchner le recordó anoche a Macri haber votado en contra de la derogación de las leyes de obediencia debida y punto final y dijo que «si fabrico indultos y estoy a favor de esas leyes estoy con los delincuentes».

El arrasador triunfo de Macri, de 48 años, en el distrito de mayor relevancia política e históricamente hostil al peronismo, le abrió las puertas como líder de un espacio opositor a pocos meses de las presidenciales, que por ahora le auguran una tranquila victoria al oficialismo. De todos modos, Kirchner ya salió a marcarle el terreno.

Un día después de su holgado triunfo en la primera vuelta electoral, Macri convocó a los medios a las 7:30 para transmitir un mensaje de tranquilidad a los vecinos, en el que prometió que va a «dejar la vida para que la Ciudad funcione mejor».

El candidato de PRO se mostró esperanzado en ganar el ballottage y buscó disipar temores de aquellos que lo ligan con las políticas implementadas en los años '90.

«No vamos a privatizar ningún hospital, ninguna escuela; no vamos a hacer ninguna reforma extraterrestre ni ninguna de las barbaridades que se han dicho. Espero que los vecinos no compren más pescado podrido», recalcó.

«Ayer ganó otra forma de hacer política, constructiva, de hacer propuestas, que no agreda, que no calumnie, que no haga denuncias oportunistas», expresó el candidato, que consideró «una maravilla» llegar al ballottage con 21 puntos de ventaja.

En una conferencia de prensa en la sede de su partido, en Alsina al 1.300, el dirigente volvió a agradecer «semejante catarata de votos» y pidió un «esfuerzo final» al electorado.

Dijo que no tendría problemas en debatir nuevamente con su contrincante kirchnerista Daniel Filmus y comentó que el jefe de gobierno porteño Jorge Telerman lo llamó para felicitarlo.

 

Filmus no se baja

 

El kirchnerismo, incluidos todos los aliados de la coalición que impulsa a Daniel Filmus, definió la estrategia con la cual intentará ganar el ballottage y descartó de plano una eventual renuncia a la segunda vuelta del 24 de junio.

Filmus acordó con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, que el primer eje será imponer la confrontación de dos modelos: «derecha (representada por Mauricio Macri) y centroizquierda» encarnada por el kirchnerismo, y en ese marco, «desenmascarar» la «personalidad» del candidato de PRO, pidiéndole que «explique cómo concretará sus propuestas» para urbanizar villas, traspaso de la policía y seguridad.

Tal es el discurso que intentará imponer el gobierno en las tres semanas que restan hasta el ballottage. El objetivo sería acorralar a Macri «en sus verdaderas intenciones de derecha».

(AFP, DyN y R.Central)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora