Macri se soltó en Bariloche



Actualizado a las 20:41

SAN CARLOS DE BARILOCHE (DyN) – El presidente de Boca Juniors en uso de licencia, Mauricio Macri, sorprendió hoy a un auditorio compuesto por unos 200 ejecutivos nucleados en la Convención del IAEF al ilustrar ejemplos de gestión empresaria con su actividad en el club, lo que dio paso a definiciones que fueron de lo polémico a lo desopilante. Vestido de sport y con un léxico inusualmente llano, Macri señaló ante los financistas que el Fondo de Inversiones Boca, creado para la adquisición de jugadores, fue “mal negocio para los inversores y bueno para el Club” porque “los muertos se los quedó el Fondo y Boca obtuvo ganancias por los que se vendieron”.

Además, Macri reavivó precisiones del segundo contrato con el exitoso entrenador Carlos Bianchi y no dudó en reclamar educación y capacitación para los futbolistas “para que sepan sobrellevar el éxito, más en un club como Boca, porque muchas veces no miden las cosas que dicen”. “Si no, fíjense lo que pasó con la boludez (sic) que dijo Delgado”, reflotó sorpresivamente el dirigente, en alusión al delantero, a quien suspendió por las declaraciones que efectuó cuando se encontraba con el plantel en Corea en las que sembraba dudas sobre la gestión del presidente.

El candidato a diputado nacional por PRO fue más allá al sostener irónicamente que “no es fácil la vida cuando uno es joven y llegan la fama, la plata y las mujeres. Boca consigue cosas tan increíbles como que Carlos Tévez se transforme en un sex symbol”. Macri disertó hoy como invitado al panel “Inversiones y Eficiencia en la Gestión” que se desarrolla en esta ciudad. En un coqueto salón con una vista imponente de la Villa LLao LLao, Macri se despojó de toda formalidad y habló durante una hora con un tono coloquial, incluso utilizando palabras vulgares y focalizó su discurso en trazar paralelismos entre la gestión que llevó al frente de Boca y el liderazgo gerencial en una empresa privada.

Siempre en medio de un clima distendido, entre las risas de los sorprendidos asistentes, Macri habló de la necesidad de sostener los objetivos empresariales y las decisiones y, para eso, contó lo sucedido con la renuncia del entrenador Miguel Brindisi. “Boca rechaza la renuncia de los técnicos, pero lo de Brindisi fue muy particular. Mucha gente se enojó porque renunció en el vestuario de River, pero lo que no todos saben es que tres lunes antes ya había venido a renunciar a mi casa y yo se la había rechazado. Entonces por eso lo hizo así”, contó. Cuando se remitió a las medidas que tomó al frente de Boca reveló que sufrió uno de los primeros encontronazos cuando quiso desmantelar la estructura que formaban jugadores como Carlos Fernando Navarro Montoya, Carlos Javier Mc Allister, Jorge Carrizo, Blas Armando Giunta y Alberto Márcico.

“En la anterior gestión les habían hecho creer que eran socios de Boca y en una primera reunión lo que les advertí fue que eran empleados del club, lo cual generó un enorme rechazo”, señaló. “A instancias de (Carlos) Bilardo, que era el técnico en ese momento, decidimos aguantar unos meses y esperar para hacer la renovación, consejo que acepté”, contó Macri, tras lo cual reconoció que la depuración estuvo a cargo del entrenador y que eso le permitió a él “salir indemne”. Sin embargo, si bien Macri reconoció que el de Bilardo “fue un aporte importantísimo” en ese sentido, sostuvo que en esa época el entrenador “estaba más loco que un plumero”.

En el recorrido realizado por Macri -siempre vinculando casos gerenciales con su experiencia en Boca- también hubo un capítulo para el arquero paraguayo José Luis Chilavert. “(Diego) Maradona nos dijo que teníamos que traer a Chilavert, pero ganaba 1,5 millones de dólares y en Boca el mejor pago ganaba 350 mil. Imagínense lo que era poner un jugador así en un vestuario, que de por sí ya es un puterío (sic)”, comentó. Recordó la complicación que le acarreó esa gestión con el entonces guardavallas titular, el colombiano Oscar Córdoba. “Yo le ofrecí a Vélez (por Chilavert) 4 millones de dólares y Gámez me pidió 5 y entonces el pase se cayó.

Al mediodía de esa misma jornada me reuní con Carlos Quieto, que era el representante de Córdoba y cuando se enteró de la oferta por Chilavert me elevó el préstamo de los 650 mil dólares acordados a 2,5 milllones. Me levanté de la reunión y me fui”, continuó. Macri reveló que cuando se subió al auto un llamado lo alertó de que Maradona “estaba viajando para encontrarse con Chilavert y Gamez, para convencer a Chilavert. Entonces volví a la reunión con Quieto, volvimos a negociar y cerramos en un millón”.


Comentarios


Macri se soltó en Bariloche