Madero le puso la firma

Volvió a ganar en Bariloche y estiró su invicto en el regional. El espectáculo se hizo entretenido, a pesar de que se bajaron unos cuantos por la exigencia.



1
#

2
#

César Montecino se quedó sin rivales cuando más complicado estaba.(Foto: Raúl Bellido )

3
#

El inoxidable Coco Grassano sigue siendo competitivo y ganó en la A-5.(Foto: Raúl Bellido )

Raúl Bellido

Toda la alegría de Nicolás Madero, quien está invicto en el regional, y su navegante César Luengo en el podio.

BARILOCHE (Raúl Bernal, enviado especial) – Era candidato desde que confirmó su presencia en la 17 edición del Rally de los Lagos, en Bariloche. Cumplió con los pronósticos y prolongó su invicto en el regional Nicolás Madero, un piloto de un enorme talento que está afuera del Ar- gentino porque no tiene apoyo. Otra vez volvió a acelerar ante su gente, como en el pasado certamen, y se llevó la victoria tanto en la general como la Súper R. El talento de Madero, la entrega de Raúl A. Martínez, la calidad de Oscar Ibargüen, César Montecino o Mauro Debasa, por citar a algunos de las figuras que tuvo la séptima fecha del regional, sirvieron para disimular la discreta convocatoria que tuvo la categoría y también para responder a tanta pasión de los aficionados. Madero, con un auto que se banca cualquier paliza, abrochó su tercer triunfo en el regional, don-de está invicto, con dos triunfos en Bariloche y el restante en la pasada Vuelta de la Manzana, cuan-do no estuvo el Argentino. Rauly Martínez pensó en el título de la Súper R y el que puede lle-gar en el absoluto, por lo que intentó darle pelea a Madero, quien estuvo intratable. Alcanza con señalar que ganó 9 de los 11 tramos que tuvo la prueba. El momento que pasa el regional quedó reflejado ayer, cuando Ibargüen y Montecino se quedaron sin rivales. Lo de Ibargüen no sorprendió, porque la Clase A-7 se cayó a pedazos por la tremenda superioridad del piloto del Honda. Ahora, sorprendió la debacle del Grupo N-2, hasta no hace mucho semillero de campeones en el Argentino. Ganó Montecino y se acercó un poco más al título, pero justo cuando más complicado estaba, incluso había perdido la punta, se quedó sin contra. Abandonó Eduardo Rueda y también Mauricio Stigliano, cuando estaba liderando la prueba. El espectáculo lo salvó la A-6, otra que hasta el año anterior aportó cantidad y calidad, pero al sumarle una nueva división, perdió a varios pilotos. Debasa no perdonó y la diferencia que le sacó a Luis Beltrán en la primera etapa fue decisiva. Lo mejor estuvo en la definición del tercer lugar, que Claudio Zoia le ganó a Sebastián Martínez, por 5s 7/10. Abandonó Sergio Fernán-dez, el líder del certamen, por lo que el nuevo campeón recién se conocerá el la última prueba. En la A-5 sobresalió Jorge Coco Grassano, quien mandó desde la primera etapa. Fue escoltado por Ramiro García, en otra categoría que prolongó su definición. Al margen de la poca convocatoria de participantes, se lució el grupo de trabajo liderado por Néstor Dracklers, que hizo realidad una nueva edición del Rally de los Lagos, que mantiene su romance con los aficionados.


Comentarios


Madero le puso la firma