Makón anuncia cambios en la estructura estatal

El vicejefe de gabinete anunció a "Río Negro" profundos cambios que se avecinan. El gobierno simplificará el sistema fiscal: será más simple y durará al menos 5 años.



Buenos Aires (ABA). - El gobierno encara una serie de iniciativas tendientes a resolver el grave problema fiscal que padece el país y en esta iniciativa se inserta la Reforma del Estado, en donde habrá profundos cambios en la Administración Federal de Ingresos Públicos, la Sigen, al tiempo que el Ejecutivo iniciará una reestructuración tributaria.

El anticipo fue realizado por Marcos Makón, secretario de Coordinación General de la Jefatura de Gabinete, el número dos de ese organismo, quien agregó que la reestructuración del Estado debe lograr no tanto el ahorro sino la eficiencia del gasto público.

Sobre la reforma tributaria, Makón, quien se desempeñó como subsecretario de Presupuesto durante la gestión de Domingo Cavallo como ministro de Economía, sostuvo que el objetivo es hacer una reformulación del sistema para concentrarlo en escasos gravámenes y que perdure por lo menos por cinco años. La que sigue, es la entrevista que mantuvo con "Río Negro".

- Se aumentó el déficit fiscal para el año que viene. ¿Qué se puede hacer para mejorar el gasto público y no tener que aumentar el desequilibrio ?

- Un tema vital es que en la Argentina se ha discutido mucho la magnitud del gasto público, que representa el 30 % del PBI., inferior a Estados Unidos y sensiblemente inferior a lo de los países europeos inclusive Chile y Brasil. Pero lo que pasa es que el gasto público es muy malo. Tenemos que lograr una mayor eficiencia en el gasto público.

-¿Cómo se logra ?

- Una de las acciones que anunció el presidente De la Rúa, la simplificación en la registración laboral. En la actualidad por normas existentes, para incorporar una persona a una empresa, se necesita llenar 14 formularios. Se estima que esto le cuesta a la economía del país u$s 700 millones de dólares por año. Estamos trabajando para implementar a principios del año que viene la simplificación laboral para que la persona se registre una sola vez con dos o tres datos. Eso va a significar ahorrar u$s 700 millones.

Hay un gran impacto del costo argentino no tanto por la magnitud del gasto público sino por la ineficiencia del gasto público. Hay una doble inequidad del sistema de financiamiento público. Por un lado una alta evasión que significa que, quiénes pagan impuestos pagan altas alícuotas, impuestos distorsivos o impuestos a los intereses, etc. Es decir que los que pagan, pagan una alta tasa impositiva. La carga tributaria a nivel país está alrededor del 22 ó 23% del PBI, no es tanto pero quiénes pagan tienen que dirigir el 50 % de sus ingresos al pago de impuestos. Y por otro lado, no hay servicio que se reciba con calidad.

- ¿No considera que se necesita lo que se llama en la actividad privada un gerenciamiento eficiente?

- Sí, el Estado tiene que dar servicios con el mayor nivel de eficiencia posible. Pero el Estado está hiper regulado. Hoy la sociedad le exige al Estado que brinde buenos servicios, pero con las normas actuales no se puede gastar en esto, no se puede gastar en lo otro, para hacer una partida de un lado a otro hay que pedir permiso a alguien. Es decir, toda una serie de normas que traban la gestión. Queremos flexibilizar la gestión y obligar a cumplir metas eficientes.

La Reforma del Estado

- ¿Cómo se impulsará esta reforma del Estado, eliminando organismos y personal?

- Básicamente nos vamos a basar en la norma establecida en la ley 25152 que establece los acuerdos de programas. Los acuerdos de programas son una figura que establece la facultad al jefe y vicejefe de ministros, firmar acuerdos programas con instituciones, con un plazo máximo de cuatro años. Por los cuáles las instituciones se comprometen a cumplir con metas y objetivos y en función de eso se le garantiza el nivel de recursos, se flexibiliza las normas de contratación de personal, se flexibiliza el régimen de compras.

- En la reforma del estado hay que encarar también la reorganización de organismos

- El tema no es que el gasto público sea alto sino que hay muchos organismos con este nivel de recursos, entonces hay que precisar cuáles son las acciones centrales del Estado que se están definiendo y eso significará organismos a ejecutar y los organismos que no estén dentro de la prioridad, serán fusionados, cerrados y el personal resignado. Lo que nosotros queremos es mejorar la calidad del gasto público asignando los recursos necesarios para poder cumplir con los objetivos que nos pide la gente. Hoy hay una cantidad enorme de organismos a los cuáles no les alcanza los recursos para cumplir con sus objetivos .

- ¿Esta reforma del Estado la piensan implementar con el presupuesto del año que viene?

- No, ya estamos trabajando en la reingeniería del ministerio de educación, del SIGEN y también estamos trabajando en la elaboración de un plan estratégico para la transformación de la Administración General de Ingresos Públicos (AFIP).

- ¿Cree que la economía argentina es más susceptible a los cambios internacionales?

- Hay dos cosas. Todo este proceso de globalización afecta a todos los países. Chile en este momento tiene crecimiento, pero tiene un problema del incremento de la desocupación que está arriba del 10 % y que está preocupando a los chilenos... hay un impacto de la situación económica internacional pero además hay un problema interno en nuestro país. Hay aspectos que no son exclusivamente económicos pero que, inciden directamente en lo económico, este es el tema de reforma política y es un tema pendiente.

- ¿A los ojos de los inversores extranjeros la incertidumbre política que se generó a partir de octubre ha desaparecido ?

- Está desapareciendo, se ha demostrado cla ramente que la Alianza sigue existiendo. Y algo que no se ha tomado en consideración es que todos los proyectos de ley que ha enviado el Ejecutivo fueron aprobados. Creo que el nivel de incertidumbre política ha bajado notablemente. La Alianza está relanzada pero, es necesario también una acción muy firma en materia de fomento de la producción y de la acción del gasto social. Esas son para mí las dos grandes prioridades, además de la reforma política.

- ¿No habría que encarar una reforma impositiva en serio y no colocando parches como se ha hecho en los últimos años?

- Sí, por supuesto. El gobierno va a convocar en los próximos días a organizaciones no gubernamentales y a expertos en el tema para que nos den ideas que permitan simplificar el sistema tributario argentino que además sirve para definir de una vez por todas las relaciones financieras del gobierno nacional y los gobierno provinciales a través de un proyecto de coparticipación.

-¿Se concentraría el sistema de impuestos?

- Sí, tenemos que lograr pocos impuestos de fácil administración y además que cubran a todos los contribuyentes para que baje la evasión tributaria. Tenemos que definir la reforma tributaria a largo plazo.

Una vez encarada esta reforma, habría que plantearse un proyecto de ley que junto con la reforma tributaria plantea que durante una cantidad de años no se modifica el sistema tributario para dar previsibilidad. En este momento los contribuyentes carecen de esta previsibilidad. Tenemos que darle un sistema tributario de largo plazo, por lo menos cinco años.


Comentarios


Makón anuncia cambios en la estructura estatal