Mal generalizado que traba el desarrollo



Fue motivo de intenso debate en las Américas en los últimos 10 años. Volvió a ocupar gran parte del tiempo de la reunión de cancilleres en Quito. Pero, no será suficiente. El tema de la corrupción seguirá figurando en la agenda interamericana todavía por unos años más.

“Desde hace una década, la lucha contra la corrupción ha generado más de 20 resoluciones de los cancilleres…, pero la acción colectiva no ha tenido la misma resolución' , dice la embajadora de Nicaragua Carmen Marina Gutiérrez Salazar.

La lucha contra la corrupción se plantea como cuestión central en momentos en que varios mandatarios de los '90 enfrentan procesos por lavado de dinero, mal desempeño y enriquecimiento ilícito. El peruano Alberto Fujimori, el argentino Carlos Menem, el nicaragüense Arnoldo Aleman, los ecuatorianos Gustavo Noboa y Abdalá Bucaram, además de los paraguayos Luis González Macchi y Juan Carlos Wasmosy son sólo algunos de los casos de corrupción analizados actualmente por la Justicia de esos países o que ya cuentan con sentencia.

Uno de los motivos para el lento avance es todavía la resistencia de los 34 países miembros a considerar la corrupción no como un fenómeno regional sino como un acontecimiento aislado que de vez en cuando afecta a un país americano.

Venezuela afirma que funcionarios corruptos se apoderaron de unos 200.000 millones de dólares de la riqueza petrolera del país en las últimas décadas, y Perú calcula que sólo en los '90 2.000 millones de dólares tuvieron la misma suerte.

La corrupción en los gobiernos es considerada como la más sistemática entre todas las modalidades que van desde los bancos multilaterales de desarrollo a sobornos de las corporaciones internacionales para obtener contratos públicos.

No sólo la corrupción en la esfera pública es motivo de preocupación: ya en Monterrey, los jefes de Estado y de gobierno de América indicaron que las “prácticas corruptas, ilegales y fraudulentas” de empresas nacionales y transnacionales pueden afectar negativamente las economías. Se calcula que las corporaciones estadounidenses tienen recursos por hasta 700 millones de dólares para ese fin. En la corrupción pública intervienen un conjunto en procedimientos semi-institucionalizados para el desvío de fondos de fuentes internacionales y domésticas.

El Banco Mundial afirma que la corrupción es la causante de un 0,7% del retraso de la producción económica mundial. Según el organismo, la corrupción perjudica más intensamente a los pobres, porque son los que más sufren en época de crisis, los más dependientes en los servicios públicos, y los menos capaces de pagar los costos asociados a los sobornos y los fraudes, además de que los corruptos frecuentemente llenan sus bolsillos con fondos destinados a reducir la pobreza.

Para combatirla, recomienda aumentar el control de los políticos por la población, fortalecer la participación de la sociedad civil, crear un sector privado competitivo y mejorar la gestión pública. Sin embargo el propio banco ha sido blanco de críticas: un informe indica que desde su fundación hace 50 años el BM ha perdido entre 100.000 y 125.000 millones de dólares en procedimientos corruptos.

(Fuentes: AFP/AP/DPA)

Nota asociada: OEA: la corrupción debilitó las democracias  

Nota asociada: OEA: la corrupción debilitó las democracias  


Comentarios


Mal generalizado que traba el desarrollo