Mala publicidad



#

Lacoste nunca lo contrató como imagen. Fue Anders Behring Breivik quien eligió la marca del cocodrilo. Así que la multinacional se puso en contacto discretamente con la Policía noruega para intentar evitar que el responsable de la masacre del 22 de julio luzca su marca en la camisa. Es que la marca está sufriendo una pérdida incalculable de imagen después de hacerse públicas las fotografías del asesino en el momento de la detención, con una camiseta roja de manga larga de Lacoste. Fotos que, por supuesto, han dado varias veces la vuelta al mundo.


Comentarios


Mala publicidad