Mala señal: real vuelve a devaluarse

Esta semana la paridad tocó los 1,90 reales por dólar



La tendencia de la moneda del Brasil, principal socio comercial de la Argentina y punto de referencia para la administración de nuestro tipo de cambio, otra vez apunta hacia abajo. La salida de capitales que huyen de los mercados emergentes y las expectativas de recorte de tasas en el país vecino están ayudando a Dilma Rousseff a debilitar el real. Esta semana, dicha moneda perdió 7% contra el dólar y cerró en su menor nivel desde inicios de octubre, 1,90 por dólar. El aumento de la aversión al riesgo a nivel externo en todo el mundo se disparó después de que se conociera el dato de que el sector manufacturero de China mostró en noviembre la mayor contracción en 32 meses. El gigante asiático es el principal socio comercial del Brasil y su suerte tiene un impacto directo en las variables económicas del país sudamericano. Más tarde, la pobre demanda en una subasta de bonos alemanes inquietó aún más a los inversores, los cuales vieron una señal de que la crisis de deuda de la zona euro está comenzando a afectar directamente a Alemania, la mayor economía de la región. Esas turbulencias hacen que los inversores abandonen sus posiciones en activos de riesgo para refugiarse en bonos del Tesoro de los Estados Unidos. Por otra parte, la autoridad monetaria brasileña continúa recortando sus tasas de referencia mes a mes, con la esperanza de contrarrestar la caída de la actividad económica con menores costos de créditos. Esto tiene, como efecto secundario, la caída del valor de los activos nominados en reales.


Comentarios


Mala señal: real vuelve a devaluarse