Malestar en Uruguay por el traslado de Ence

"Están cediendo a las presiones de la Argentina", dicen. El gobierno de "K", satisfecho con el nuevo escenario.



#

Abogados que trabajan en la demanda argentina por los riesgos de contaminación, recorrieron ayer el río Uruguay.

MONTEVIDEO.- La empresa española Ence empezó ayer los primeros despidos en Montevideo, tras anunciar la relocalización de una papelera en Uruguay que suscitó un conflicto con la Argentina, mientras el gobierno uruguayo se muestra escéptico respecto de las estrategias de la compañía.

Desde el gobierno de Kirchner se mostraron exhultantes: “demostramos que nuestro planteo no era equivocado”, dijo el jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

La coyuntura imperante deja inevitablemente “mal parado al gobierno uruguayo” dijeron fuentes de presidencia, en tanto una alta fuente del Poder Ejecutivo indicó al diario El Observador que, a la luz de lo acontecido, “les abrimos (a Ence) un crédito de corto plazo”.

El intendente de Río Negro, Omar Lafluf, departamento elegido para la construcción de las plantas, sobre la margen oriental del Río Uruguay, limítrofe con Argentina, no ocultó su malestar con la decisión adoptada por la firma española. “Están cediendo a las presiones argentinas, en su intento de frenar la concesión de los créditos solicitados ante los organismos financieros internacionales”, puntualizó a la prensa el jefe comunal.

En medio de un clima de incertidumbre sobre el futuro de las inversiones, el presidente y el consejero de Ence, Juan Luis Arregui y Pedro Oyarzábal respectivamente, dieron el jueves signos tranquilizadores a las autoridades uruguayas, al comunicarles que se quedarán en el país e incluso, duplicarán su producción.

Lejos de despejar todas las interrogantes, la noticia trajo consigo otras, tales como ¿en qué lugar se ubicará la planta?, ¿en qué plazo comenzará su construcción? y ¿por qué las destituciones de personal?, que no han sido contestadas en su totalidad por los directivos españoles.

Mientras Botnia paralizó el miércoles la construcción de su planta por un conflicto con los obreros, en reclamo de ajustes salariales y el rechazo de éstos a la contratación de personal extranjero, Ence se mudará de Fray Bentos (300 km al noroeste de Montevideo) donde erguía su obra contigua.

La construcción de las fábricas procesadoras de pasta celulósica por parte de Ence y de la finlandesa Botnia en Uruguay, implica una inversión global de 1.800 millones de dólares -la mayor en la historia del país- y suscitan un conflicto diplomático con Argentina, que se opone a los emprendimientos por considerarlos contaminantes.

La resolución de Ence, anunciada ayer oficialmente en el vecino país, “no la vemos como una victoria” pero muestra que “evidentemente nuestro reclamo tenía sensatez, porque uno de los

actores (en el conflicto por las papeleras) ha dado un paso al costado”, afirmó ayer el ministro argentino Alberto Fernández.

 

Marchas en Entre Ríos

 

Dirigentes ambientalistas de Entre Ríos convocaron ayer los pobladores de la zona costera a participar de las marchas que se realizarán en Gualeguaychú y Colón contra la posible relocalización de la planta de ENCE en la localidad uruguaya de Paysandú.

Así, los pobladores volverán a movilizarse el domingo a partir de las 14, con caravanas hacia los puentes que unen Entre Ríos con Uruguay en rechazo a la instalación de fábricas de celulosa.

(AFP y Télam)


Comentarios


Malestar en Uruguay por el traslado de Ence