“Maltrato” en el Mundialito



Quiero hacer pública nuestra indignación como padres por el trato que nuestros hijos recibieron en la ciudad de San Antonio Oeste por parte de los organizadores del Mundialito de Fútbol. Antes de comenzar el torneo, los responsables de la organización de la sede San Antonio informaron al club Sol de Mayo que con el pago de la inscripción los chicos tenían comida y alojamiento incluidos. En cuanto a esto último, se detalló que dormirían en el albergue municipal (en camas) pero que debían llevar ropa blanca. Lamentablemente, al llegar a SAO la realidad fue totalmente distinta. Los chicos fueron depositados en un tinglado sucio, lleno de arañas, sin camas, con colchones impresentables (rotos, sin forros, sucios…), donde el encargado maltrataba a los chicos y ponía trabas y restricciones para usar los baños. Además el primer día no les dieron comida y tampoco una merienda. También tuvimos que sufrir el robo de efectos personales (celulares, plata, etc.) tanto en el albergue como dentro de los propios vestuarios cuando los chicos se encontraban jugando. Para culminar, el jueves 11 luego del último partido y durante los festejos de los chicos de Sol, personas allegadas a la organización y al club Ferro de SAO comenzaron a tirar agua mezclada con desinfectante tóxico (fluido Manchester) a los autos y camionetas en las que se trasladaban los chicos. Nosotros como padres confiamos en los organizadores y les entregamos lo que más amamos en el mundo: nuestros hijos y es inaceptable que ellos sean tratados de la forma en que la gente de la sede lo hizo. Hablaría muy bien de la organización central escuchar estos reclamos, corroborarlos y tomar medidas que sancionen a estos cuasi “organizadores”, los cuales tenían indudablemente un favoritismo desmedido con el club Ferro de SAO y, por consiguiente, hacían todo lo posible para que los contrincantes la pasaran mal y de esta forma tomar ventaja deportiva. Según entiendo y quiero creer, el espíritu de este torneo no es el que demuestran los organizadores de SAO, sino todo lo contrario: comenzar a inculcar en los chicos el amor por el deporte, pero por sobre todas las cosas el respeto y la unión entre pares. Ojalá estas palabras sirvan para que en el futuro estas cosas no vuelvan a suceder. David Baffoni DNI 27.786.524 San Antonio


Comentarios


“Maltrato” en el Mundialito