Malvinas: Londres autoriza más exploraciones

Desafiando las protestas argentinas e internacionales, una segunda plataforma petrolera se instalaría el año que viene



#

La plataforma petrolera fue construida en China y es de última generación.(Foto: Internet )

Gran Bretaña desafió nuevamente los reclamos de la Argentina respecto a la soberanía sobre las Islas Malvinas, autorizan para el próximo año el desembarco de una segunda plataforma petrolera en la zona en litigio. El objetivo es que las tareas de exploración se lleven a cabo al sur de las islas, según publicó ayer el diario “Clarín”. La medida, señaló el diario, demuestra que el Reino Unido hace oídos sordos al reclamo local contra el avance sobre los recursos naturales en el archipiélago en disputa. De hecho, la llegada en febrero pasado de la primera plataforma al norte de las islas, la Ocean Guardian, provocó una fuerte escalada entre Buenos Aires y Londres aún latente. Los dueños de la plataforma oceánica semisumergible Eirik Raude firmaron una carta de intención “para iniciar las tareas de exploración”, lo que significa un golpe para el gobierno, tras haber iniciado las protestas por el avance sobre los recursos naturales del archipiélago. Bastante conocida en el mercado, la Eirik Raude fue terminada de construir en 2002, en China, como una plataforma semisumergible de quinta generación, y con equipamiento en los Estados Unidos y Canadá, informa el sitio www.ocean-rig.com. “Está equipada para realizar operaciones en aguas de hasta 10.000 pies de profundidad y se considera muy estable para situaciones climáticas adversas, precisamente como las gélidas y tormentosas aguas del Atlántico Sur” señaló ayer Clarín. La Eirik Raude está actualmente posicionada en las aguas de Ghana, en África Occidental, y según Mercopress va a hacer movilizada a las Malvinas en el último trimestre del año que viene. Según Mercopress, la Eirik Raude se encuentra ubicada en Ghana, África Occidental, y durante el último trimestre de 2011 se trasladará a las Islas Malvinas para comenzar con los trabajos. De esa manera, Gran Bretaña volvió a desoír los reclamos de la Argentina, cuya moción fue respaldada por toda Latinoamérica y otros países. El primer antecedente similar se produjo en febrero de este año, cuando en el archipiélago desembarcó la primera plataforma, Ocean Guardian, para explorar la zona, lo que provocó el enojo y la fuerte tensión diplomática entre Buenos Aires y Londres. Las tareas de exploración se llevarían a cabo al sur de las islas, territorio no reconocido de la Argentina. El gobierno nacional y organismos regionales como la OEA han rechazado estos avances británicos, mientras que la ONU ha pedido no innovar. Para ser más contundentes, el artículo 4º de la Resolución 31/49 de la ONU lee: “Insta a las dos partes a que se abstengan de adoptar decisiones que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación mientras las Islas están atravesando por el proceso recomendado en las resoluciones arriba mencionadas”. La Organización de las Naciones Unidas no puede dar órdenes pero sí instar y recomendar a los países a que se acaten los acuerdos internacionales.


Comentarios


Malvinas: Londres autoriza más exploraciones