Mandatarios con los pies en polvorosa

RIO COLORADO(ARC).- No se sabe a ciencia cierta cuántos, pero al menos una decena de mandatarios lograron zafar del "corralito" y retornaron rápidamente a sus ciudades.

De acuerdo a los datos recogidos, encabezados por Ricardo Sarandría de Roca, jefes comunales de Valle Medio y de la línea Sur se escurrieron por una puerta lateral y se dirigieron al Motel Provincial ubicado a la vera de la ruta Nacional 22, donde originalmente se iba a realizar la reunión.

Hasta allí llegaron un grupo de productores frutícolas que fueron a invitarlos a retornar al edificio municipal para que el encuentro programado se desarrolle públicamente.

Sin embargo, los pocos intendentes que quedaban rechazaron el convite y partieron rumbo a sus hogares.

De acuerdo al testimonio de los "chacareros" -que los siguieron algunos kilómetros-, los jefes comunales respondieron que en ese ámbito no se podía discutir nada.

Mientras tanto sus colegas menos veloces, soportaban estoicamente la sucesión de hechos ocurridos. "Qué lindos amigos tienen", bromeó uno de los tantos militantes.

Quizás por la experiencia en hechos de carácter similar, a Daniel Miocevic por momentos se lo vio sensiblemente más sereno que los demás.

Al término del "sitio" que sufrió junto a los demás, dijo a la prensa que esta situación se veía venir. "Nosotros estamos en la primer trinchera del estado y no zafamos de ninguna. Recibo reclamos de todos lados" explicó.

Antes de partir afirmó "cuando llegue a Villa Regina voy a poner a disposición del pueblo la renuncia y que decidan si realmente me tengo que ir o no. No pretendo con esto salvar mi ropa, irme a mi casa y desentenderme de los problemas. Jamás le he esquivado al bulto y si tengo que seguir sacrificando lo que sea para salvar la situación, pero no para salvar mi pellejo".

Anoche, al cierre de esta edición, los miembros del Deliberante rechazaron por unanimidad el referéndum pedido por Ferroni de Río Colorado, al entender que no se encuadra dentro del marco de la Carta Orgánica. Los pasos a seguir van a depender del propio Ferroni.

Gobernantes que se sienten discriminados

ROCA (AR).- Discriminados. Esta es la sensación que reina entre los intendentes aliancistas que ayer se reunieron en Río Colorado. Y muchos llegaron al este rionegrino con la convicción de hacer público su pensamiento.

Sin embargo, poco pudieron hacer ante la realidad que 400 personas les hicieron sentir en carne propia.

Previo a los incidentes en el Salón Municipal, los trascendidos hablaban de una dura embestida de los intendentes hacia el gobierno provincial que conduce Pablo Verani. Tampoco se descartaban las renuncias, que luego se precipitaron por la presión de los vecinos.

Esta vez no había medias tintas. Convencidos de la existencia de un trato diferencial desde la administración provincial hacia la comuna de Cipolletti, los jefes comunales de la Alianza pensaban expresar en conjunto su malestar y -como lo dijo Daniel Ferroni días atrás- hacer entrar a los municipios en la discusión.

"Lo que vinimos a plantear es la necesidad de fortalecer el rol municipal en momentos en que es casi la única presencia del Estado que va quedando en las ciudades de Río Negro. Esto a partir de distribución de la coparticipación oportuna y equitativa y respetar la voluntad de los intendentes en distribución de los programas sociales", agregó por la mañana Ricardo Sarandría.

"Esta es la base de nuestro reclamo porque hoy los municipios absorben el 95 por ciento de las quejas", agregó el intendente de Roca. Sarandría fue más allá. "Los problemas tienen que ver con discriminación, algunos municipios reciben diferente, no tengo el detalle, pero cuando veo que pagan los sueldos el día uno y nosotros con el mismo orden no podemos pagar el 15, hay diferencia".

Nadie quiso mencionar ante micrófonos a ése municipio, pero todos saben que es Cipolletti. El origen del trato preferencial -siempre según la postura de los intendentes- es la alianza política entre Verani y Arriaga para que el jefe comunal cipoleño sea gobernador desde el 2003. "El vínculo entre ellos se rompió ahora, pero durante meses hubo giños, traducidos en envíos de coparticipación y planes sociales", aportó una fuente.

Los intendentes no llegaron a hacer público su descontento con el Ejecutivo provincial. Los que pudieron se tuvieron que ir antes, igual que el ministro José Luis Rodríguez, que pensaba llegar a la reunión, pero detuvo su marcha en General Conesa y regresó a Viedma.


Comentarios


Mandatarios con los pies en polvorosa